Surrealismo crudo | Guadalajara, rap y tragedia

Surrealismo crudo | Guadalajara, rap y tragedia

Compartir:

Uno tuvo una muerte violenta, material de nota roja. El otro confesó, según la Fiscalía General de Jalisco, haber perpetrado un crimen atroz que indignó a más de una ciudad y sacó gente a protestar a las calles. Raperos del mismo barrio, caídos en desgracia a ambos lados de la guerra del narco. La última semana en Guadalajara sacudió a la escena del hip hop y consternó a la sociedad.

El pasado 19 de abril publicaron el aviso en la cuenta de Facebook del Yosie Lokote. Un “Que Descanses en Paz Carnal”, firmado por Picahieloz, coronaba la foto de la fiera en su hábitat, el Yosie delante de un paisaje de azoteas, árboles y edificios. Los comentarios llovieron en cuestión de minutos. Igual de rápido salieron los videos a contar los pormenores del caso. Compartieron la nota del periódico que registró el hallazgo del cadáver. Canales de Youtube especializados en la escena hip hop recopilaron las condolencias de parte de otros raperos.

Mr. Yosie Lokote fue una persona importante en esa nutrida comunidad que contiene al rap malandro. En específico, se le reconoce como exponente de un subgénero llamado oldies rap. Un estilo que toma como base canciones del soul y el r&b de Estados Unidos de los sesenta para agregar versos rapeados a la nostalgia. Las letras del Yosie son reiterativas en su relato de la vida chola. Pleitos de pandillas, armas, locos, mota, barrio. Y de su muerte se informa tuvo que ver con rivalidades entre grupos del crimen organizado, a decir de un mensaje que fue dejado en su cuerpo.

Las luminarias en la colonia Santa Cecilia ya no proyectarán la luz sobre el coco pelón de este veterano que le cantó a sus calles. Y al menos tardarán un buen rato en volver a alumbrar los pasos de otro rapero conocido como QBA, si es que existe la posibilidad de que este regrese a su barrio. QBA se encuentra detenido, acusado de haber disuelto en ácido los cadáveres de los tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) que desaparecieron el 19 de marzo de 2018. Así lo dio a conocer la Fiscalía General de Jalisco este 23 de abril, en una rueda de prensa que dejó más dudas que certezas sobre el caso.

La disputa entre organizaciones del narcotráfico en Guadalajara aumentó el número de asesinatos el último año, a raíz de una ruptura entre el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel Nueva Plaza, este último liderado por el Cholo. Así lo mencionó el columnista Héctor de Mauleón este miércoles en El Universal. Según el informe de la Fiscalía, el rapero QBA trabajaba para el CJNG y colaboró en la desaparición de los estudiantes. Se suponía que era un ataque dirigido al Cholo, el mismo al que alude la amenaza que contenía el letrero hallado en el cuerpo del finado Yosie Lokote.

No son pocas las personas que dijeron haber sentido más cerca que nunca la tragedia de Javier, Marco y Daniel, los tres alumnos del CAAV. De ahí el #NoSonTresSomosTodxs. Los dos raperos mencionados, por otra parte, se vanagloriaban en sus canciones y videos de representar al otro, al villano de la historia. Lo de menos es la pertinencia de esos contenidos. Se trata de la desigualdad y la miseria que producen violencia con toda clase de facetas. Un solo sistema se refleja de un lado y del otro del gatillo, donde el crimen alcanza a cualquiera. Quién sabe hasta qué punto las letras de Yosie cuentan la realidad que vivió en sus últimos días. Y dada la vaguedad con que la Fiscalía ha tratado de explicar lo que pasó a los estudiantes, habría que pensar en lo que representa QBA para el caso.

Mientras tanto, hay quien se pregunta si esa verdad de las autoridades tiene las mismas implicaciones que lo que llaman “verdad histórica”.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: