Tianguis Turístico Mazatlán 2018 | Las máscaras del puerto

Tianguis Turístico Mazatlán 2018 | Las máscaras del puerto

Compartir:

Mazatlán ha vivido con éxito su tan anhelado objetivo de ser la sede del máximo evento turístico de México. La llegada del Tianguis Turístico 2018 a la Perla del Pacífico ha consolidado al puerto como uno de los destinos con más potencial de la república. Esta plataforma ha traído una fiesta de colores que contrasta de manera drástica con algunas sombras generadas por el descontento civil hacia algunas medidas tomadas por la administración local y estatal.

Muy a pesar de la gran mejora estructural y estética que le ha dado la llegada del Tianguis Turístico a Mazatlán, lo que le ha valido ser nombrado como el mejor de la historia por el Consejo de Promoción Turística de México, ciertos sectores han manifestado su descontento hacia las decisiones tomadas para “quedar bien” con los inversionistas extranjeros.

Desde el día de la inauguración de los eventos programados diversas manifestaciones se llevaron a cabo en diferentes puntos de la ciudad por parte del movimiento Somos + que 53 y por parte de jubilados del Hospital General del puerto, quienes reclamaron a la par de que daba inicio la apertura del Tianguis, encabezado por Enrique Peña Nieto. Además de la evidente represión hacia estos reclamos en los que intervinieron elementos de la Policía Estatal.


Por otra parte el descontento de los ecologistas que se opusieron a la propuesta de iluminación de la Isla Venados, desde el momento en que se anunció y que pretendían ponerle freno a la iniciativa aprobada de manera exprés por gobierno del estado, sin importar las afectaciones y el costo desmedido de la obra que ni siquiera tuvo el impacto esperado.

Para finalizar esta el desplazamiento del gran número de vendedores ambulantes que se concentraban en el malecón, y los paseos Claussen y Olas Altas que se quedaron sin ingresos durante 5 días, mientras corría el rumor de que los pescadores que trabajaban en la zona recibieron una compensación económica por no acercarse al lugar. Eso sin mencionar la toma del centro histórico dejando vacías sus calles de locales que permanecieron encerradas, para que los visitantes pudieran disfrutar de la calma que rara vez tiene el centro histórico.

Los cambios en el puerto son sorprendentes, está más bello que nunca; es esa sensación de disfraz y de no proyectar bien los recursos con el interés de impactar las expectativas de los visitantes las que han revelado las sombras del colorido festejo que se proyectó en medios locales, nacionales e internacionales.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: