Centran candidatos al Senado debate en la corrupción y Cuen es señalado hasta de intereses narcos

Centran candidatos al Senado debate en la corrupción y Cuen es señalado hasta de intereses narcos

Compartir:

Qué hacer con la corrupción y los corruptos fue el asunto que predominó en el primer debate entre candidatos al Senado de la República por Sinaloa, resultando Héctor Melesio Cuen Ojeda el más señalado de practicarla por tener secuestrada a la Universidad Autónoma de Sinaloa, e incluso, por no aclarar el caso de la Chapodiputada, se presumió que podría ser el candidato de los intereses del narcotráfico.

En un formato que avanza pero que sigue siendo insuficiente para generar un debate pleno y que tampoco permite la exposición adecuada de propuestas, los cuatro aspirantes por la primera fórmula a convertirse en senadores, Héctor Melesio Cuen Ojeda, Rubén Rocha Moya, Manuel de Jesús Clouthier Carrillo y Mario Zamora Gastélum, se vieron las caras por primera vez en un evento organizado por el INE y la Intercamaral.

Fue el doctor Rocha Moya, exrector de la UAS, quien estuvo atacando de manera incisiva al también exrector de la máxima casa de estudios superiores de Sinaloa, Cuen Ojeda, no incurrir en la peor de las corrupciones al señalarlo de ser “el jefe máximo en la Universidad”, la que utiliza en todo su potencial de recursos humanos, materiales y financieros, para beneficio de su proyecto político.

“En la Universidad, amparados en la autonomía, hacen muchas atrocidades, como el tráfico de calificaciones, que es la corrupción más escandalosa y penada que debe haber en una universidad”, destacó el candidato de Morena, quien dejó en claro que “corrupción es usar los recursos de la Universidad, sean humanos, materiales o financieros”.

El maestro Cuen Ojeda reviró diciendo que eso era un mito que suele repetirse como estrategia en su contra durante cada proceso electoral: “Es un mito para que lo digan los mitoteros”, dijo en tono molesto y de inmediato remarcó que “quien acusa tiene la obligación de probarlo”.

Acusó a Rocha Moya de cobrar en la UAS desde hace 19 años… aunque aclaró que sea producto de su derecho a la jubilación, al que él renunció porque dijo, quería tener “autoridad moral”.

Todavía no se recuperaba el candidato de la coalición Por México al Frente, cuando el independiente, Manuel Clouthier, soltó un segundo ataque: “Yo no acuso, yo recuerdo: fue la alianza del PAN, PRD y PAS la que postuló a la Chapodiputada en 2013 y estamos esperando Melesio que expliques esta situación y la aclares a los sinaloenses, porque mientras no lo hagas, podremos decir que eres el candidato de los intereses el narco”.

Cuen se limitó a decir que se propuso a alguien para que fuera diputada (sin mencionar el nombre de Lucero Sánchez, hoy presa en Estados Unidos), “alguien que cumplió con todos los requisitos, pero que si en el camino pasó algo” ya no fue culpa de los partidos que la apoyaron.

Y finalmente, en ese mismo bloque, Mario Zamora remató señalando lo que era del dominio público: que tiene 32 casas, y le pidió aclarar que vive acorde a lo que ingresa. También le refirió el problema de la permuta de terrenos que lo persigue desde que era presidente municipal de Culiacán como una sombra sospechosa de corrupción.

 

Para todos hubo

Contra Rubén Rocha Moya, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, se señaló reiteradamente la incongruencia de autoproclamarse hombre de izquierda y haber trabajado para gobiernos priistas, los mismos que ahora señala de corruptos y de ser malos gobiernos, cuando él trabajó para Enrique Peña Nieto en el Issste y para Jesús Aguilar Padilla y Quirino Ordaz Coppel como jefe de asesores.

Rocha Moya se defendió argumentando que nunca les pidió trabajo y que a él lo buscaron por ser un profesional en las tareas que le asignaron.

Por lo que hace a Mario Zamora Gastélum, de la coalición Todos por México, solo se le refirió ser el candidato de un partido que como el PRI, representa lo peor de la política.

El joven político se defendió pidiendo que lo juzguen por lo que él ha hecho y pidió en todo momento conectar el dicho con el hecho, ya que la gente está cansada de tanta simulación, embuste y bravuconería política.

A Manuel Clouthier se le refirió que como constructor debía explicar si tiene negocios con el Gobierno y que explicara al electorado por qué renunció al cargo de diputado federal, como vil chapulín político, para ser candidato a senador, además de señalarle que es una mala copia de su padre, el Maquío Clouthier.

El independiente aclaró que él no construye, sino que subcontrata obra, no se dedica a la construcción: “Hago vivienda, soy desarrollador inobiliario. El que se dedica a la construcción es tu hijo y él es contratista de Gobierno, lo sabes y hablaremos de ese tema”, le advirtió.

Clouthier también dijo que él no ha sido cómplice de ningún gobernante, ni de ningún criminal, “como algunos de los aquí presentes lo son o lo han sido”, por lo que Mario Zamora le recordó que él le levantó la mano a Malova cuando este fue candidato a gobernador.

Finalmente, el hijo del Maquío admitió que él incurrió en la práctica del chapulineo al dejar la diputación para ser candidato a senador porque lo que quiere realmente es llegar al Senado para volver a renunciar para ser candidato a gobernador de Sinaloa: “Ese es el proyecto… la gente lo que me reclama no es que haya dejado la Cámara de Diputados, sino que no haya sido candidato a gobernador en el 2016”.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: