Entrevista con Celso Olivas | ‘Antes uno se pegaba más trancazos para ser campeón’

Compartir:

El 2 de mayo de este año, el grupo de Aficionados de la Época Dorada del Boxeo Profesional Mexicano entregó un reconocimiento a Celso Olivas Valdez, exboxeador originario de Navolato que llegó a ser campeón nacional de peso welter en el año de 1980. 

Con la firme convicción de que tiene los méritos suficientes, el grupo de aficionados al boxeo se ha dado a la tarea de buscar que Celso sea incluido en el Salón de la Fama al Mérito Deportivo Municipal.

Lee más: Reconocen a Celso Olivas, un campeón de la época dorada del box mexicano

Para el exboxeador, este esfuerzo encaminado a inmortalizar su nombre junto a otros grandes del deporte sinaloense, lo hace sentirse como aquel día en el que, venciendo a José Figueroa, se alzó con la victoria obteniendo el cinturón que lo acreditaba como campeón nacional en su categoría.

En entrevista para ESPEJO, el ex campeón nacional de peso welter nos dice lo que significaría para él llegar al Salón de la Fama al Mérito Deportivo Municipal, así como las diferencias que ve entre el boxeo que se practicaba en sus tiempos y el de la actualidad.

 

—¿Cómo se siente con el reconocimiento que le hacen?

—Me siento muy contento y le doy las gracias a todos por el reconocimiento que me están haciendo. No tengo palabras para agradecerle lo que me están haciendo.

 

—¿Qué significaría para usted llegar al Salón de la Fama del deporte?

—Me diera mucho gusto y alegría estar en el Salón de la Fama. Estos señores ya tienen rato yendo a Eldorado para verme y han batallado mucho para conseguir todos los requisitos.

 

—¿Cómo ve la diferencia entre el boxeo de sus tiempos y el boxeo actual?

—Lo veo muy diferente. Ahorita cualquier peleador de diez vueltas nomás ganándole a una persona que tenga nombre ya pelea por el campeonato mundial. Yo tuve que pelear con diez pa’poder pelear por el campeonato nacional.

Para ser campeón tenías que pegarle a diez personas de los pesos welters, y eran buenos. Ahorita son buenos los plebes, pero más antes se pegaba más trancazos uno para ser campeón.

 

Lee más: Celso Olivas, el campeón olvidado

 

—¿Usted qué les recomendaría a los jóvenes que tienen el sueño de convertirse en boxeadores?

—Pues que le echen ganas porque para ser boxeador se necesita mucha paciencia. Es como todo, necesita mucha paciencia uno porque muchas veces se desespera, no hay peleas y los plebes se desmoralizan y necesitan mucha paciencia para seguir adelante.

Yo les aconsejaría que sigan adelante con el deporte y echarle ganas sobre todo.

 

—Alguna anécdota que nos pueda contar de sus días en el boxeo, algo que nunca se le va a olvidar.

—Ser un campeón nacional. Nunca se me va a olvidar porque se siente uno que anda en las nubes.

 

 

PARA SABER:

El 28 de marzo de 1980, Celso Olivas venció a José Figueroa en Ciudad Obregón, ganando así el campeonato nacional en la categoría de las 147 libras.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: