La tinta del bato | Los libros que Javier Valdez dejó

La tinta del bato | Los libros que Javier Valdez dejó

Compartir:

Quizá el aspecto más destacado de Javier Valdez Cárdenas fue su siempre característica manera para contar las historias de Sinaloa desde una perspectiva más coloquial y con la que cualquiera pudiera familiarizarse.

A continuación ESPEJO te presenta los libros que este reconocido periodista escribió y que marcaron un capítulo en la literatura de Sinaloa, México y el mundo.

De azoteas y olvidos: crónicas del asfalto (2006)

En este libro Javier relata la forma en que era su vida durante la niñez, una crónica urbana de lo que era Culiacán en los 70.

Incluye más de 70 crónicas publicadas en El Diario, Revista Gente y Noroeste, este último en la columna Con sabor a asfalto. El periodista se descubre como una persona preocupada por los rincones de esta tierra, de la que se consideraba un militante.

“‘Este libro es una declaración de amor a la ciudad, a sus héroes anónimos, ríos, atardeceres, niños de la calle, la isla de Orabá. Es un ejercicio de resistencia por esta ciudad que se ha convertido en un gran estacionamiento”, dijo durante su presentación.

Miss Narco. Belleza, poder y violencia: historias reales de mujeres en el narcotráfico mexicano (2007)

Es un libro impactante que va del reportaje a la crónica para rescatar del silencio, de la nota roja y del olvido, las historias de numerosas mujeres que viven entre las balas momentos cruciales de su vida.

Amantes de capos, amigas de ellos o familiares, son mujeres con una verdad ardiente y dolorosa, que buscan el glamour y la hermosura, el poder económico y la huida de su realidad; mujeres que viven en el límite de la ley, de la violencia y de la muerte.

Javier recopila en él los conmovedores y terribles testimonios de mujeres que, por decisión propia o por azares del destino, vivieron las consecuencias de encontrarse cara a cara con el mundo del narcotráfico.

Malayerba: La vida bajo el narco (2010)

En su lanzamiento, este libro fue catalogado como uno de los más violentos que se habían publicado, aunque hoy día sigue siendo uno de los más interesantes, precisos, extraordinarios.

Escrito en forma de crónica, el texto narra la violencia del narcotráfico en el norte de México, precisamente de Sinaloa, o más bien de la forma en la que se presenta ese problema tan violento cotidianamente: la vivencia de los niños, de los empleados y empleadas, de los ciudadanos de a pie; de los narcos incipientes y los pesados.

También es un poderoso registro sonoro de la infiltración de esa experiencia terrible en la lengua de todos los días, en el habla de la calle.

Con este libro, Javier Valdez Cárdenas entró de manera definitiva en la historia de la crónica en México.

Los morros del narco: historias reales de niños y jóvenes en el narcotráfico mexicano (2011)

Esta es una compilación de casos delictivos donde se ven involucrados menores de edad, niñas y niños, quienes sirven de mulas, sicarios, antenas, consumidores, cocineros e incluso jefes de grupos locales.

Durante su presentación, Javier relataba que esta realidad nacional solo interesa cuando alguno de esos niños sicarios son presentado ante los medios de comunicación como despiadados criminales, generando el reclamo social y la censura colectiva contra el gobierno por la falta de oportunidades y contra los padres del apresado por la poca atención a su hijo.

Javier se valió de entrevistas directas, notas de prensa, testimonios de familiares y fotos de archivo, para desarrollar la biografía de algunos de estos jóvenes delincuentes.

En este libro también se muestra el tipo de organización que se tiene en las pandillas donde los menores son reclutados, los problemas familiares que estos niños viven en sus hogares, así como los trastornos de personalidad que terminan destruyendo al menor.

Levantones: historias reales de desaparecidos y víctimas del narco (2012)

Este es un conmovedor texto que de igual forma recoge una serie de crónicas y reportajes de hombres que se dedican a levantar (privación ilegal de la libertad) personas, madres y esposas que suplican justicia por sus hijos y esposos desaparecidos, ciudadanos cuyo destino injustamente los llevo al lugar equivocado y, ante todo el dolor de seres anónimos que recorren los ministerios públicos, los forenses, cementerios y calles de sus entidades en busca de sus hijos.

Calificado como uno de los textos más desgarradores de la escritura mexicana, Javier Valdez logra ponernos frente a frente con los seres desdichados, de ellos extrae el sufrimiento y anhelos por encontrar a sus hijos o hermanos; su pluma atrapa breves destellos de ilusión de quienes desean encontrar con vida a sus seres queridos y, lo más increíble, expresa con enorme fuerza la gran capacidad de los seres humanos que luchan hasta el final por saber la verdad.

Con una granada en la boca: heridas de la guerra del narcotráfico en México (2014)

En este libro Javier elabora un sincero recuento de los daños; doloroso y sin reparos en el ofrecimiento de sus testimonios terribles; apoyado en la opinión de analistas y expertos como Ricardo Ravelo, Paco Ignacio Taibo II y Luis Astorga; también mezcla el dato duro y los sentimientos de sicarios y víctimas.

Los reportajes aquí presentados hablan del dolor de una mujer con una granada en la boca (historia que le da título); del hermano perdido en el vicio de la droga o de la humillación a las víctimas por parte de narcos o militares.

Es desde este libro cuando Javier se da cuenta que su trabajo es seguido con admiración en el ámbito internacional y que califica a su escritura como audaz y violenta, sin soslayar el sufrimiento y la entereza de la condición humana, lo que le valió un sitio de prestigio entre los periodistas latinoamericanos contemporáneos.

Huérfanos del narco: los olvidados de la guerra del narcotráfico (2015)

Este libro recopila testimonios de niños y niñas que han perdido a sus padres por la guerra contra el narcotráfico. En palabras de Javier, cuenta cómo el avance del crimen organizado “corta las alas y mata el futuro de nuestras generaciones jóvenes”.

Debido a la magnitud de esta problemática, en esta ocasión los testimonios recogidos son de todas las partes del país, “porque las familias quieren hablar, quieren que se les vea como personas”.

También se incluye una de las frases más conocidas del autor: “Todos los caminos conducen a nuestros jóvenes al narco”:

“La gente tiene que saber que estos niños están sufriendo, están desamparados, lloran a escondidas y hay un riesgo grave de que se les cancele la esperanza. Me parece gravísimo porque es hablar de que no hay futuro”.

Narcoperiodismo: La prensa en medio del crimen y la denuncia (2016)

En este libro Javier Valdez aborda la historia de reporteros mexicanos que ejercen su oficio a pesar de los riesgos que representa.

El texto es narrado en forma de una bitácora donde cuenta sus propias experiencias, un enorme cuestionario planteado a sus compañeros para entender, a través de quienes son como él, cómo impacta al gremio el poder de la delincuencia en la vida cotidiana y pública de México, incluyendo a los medios de comunicación.

Es aquí cuando Javier abre una ventana para que los integrantes del gremio puedan expresar el sentimiento de terror, impotencia, asombro, miedo y hasta de abnegación que experimentan cuando tienen que llevar a las mesas de redacción notas y reportajes sobre los narcos.

The Taken: True Stories of the Sinaloa Drug War (2017)

Este es su primer libro traducido al idioma inglés, una reedición de Levantones, del que hablamos con anterioridad.

Este nuevo ejemplar fue editado por la Universidad de Oklahoma, Estados Unidos, traducido por el doctor en historia y catedrático de la Universidad de San Diego, Everard Meade, quien también hizo la introducción.

Periodismo escrito con sangre (2017)

Se trata del primer libro póstumo de Javier elaborado por César Ramos y cuyas páginas contienen “textos que ninguna bala podrá callar”. En este trabajo se recopilan algunas crónicas y reportajes que el Bato narró desde la misma trinchera del narco.

“Tres temas son esenciales en la obra de Javier Valdez Cárdenas: la infancia sin amparo, desolada y ahogada en los vicios, en la pobreza y la desesperanza; la condición femenina desde el punto de vista de la madre del narco, la hija del narco o la pareja del traficante, y la fractura familiar, los agujeros en el alma que deja no solo la ráfaga en los cuerpos”, recuerda quien lo acompañó en el proceso editorial de Miss Narco.

Dentro de Periodismo escrito con sangre se pueden leer los distintos grados de la violencia que puede ejercer el crimen organizado y la corrupción de las autoridades que de él participan.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: