¿El Chapo Guzmán no es líder del cártel de Sinaloa?

¿El Chapo Guzmán no es líder del cártel de Sinaloa?

Compartir:

La estrategia de defensa del Chapo Guzmán fue revelada por sus abogados en la audiencia del pasado 26 de junio.

A principios de este mes, la Fiscalía Federal de los Estados Unidos envió una carta a los abogados defensores informándoles que, en respeto al principio de descubrimiento probatorio, les iban a compartir declaraciones de testigos que pudieran servir de descargo al Chapo Guzmán.

El descubrimiento probatorio es la obligación de las partes en un juicio penal de informarle al contrario los medios de prueba que pretenden desahogar durante la audiencia. Para la parte acusadora significa permitir a la defensa que acceda a la evidencia y registros de la investigación.

Al día siguiente de recibida la misiva, el 5 de junio, Eduardo Balarezo, abogado del Chapo Guzmán, solicitó el pleno descubrimiento probatorio de los 41 documentos exculpatorios remitidos por la parte acusadora. Entre otras cosas, solicitó el nombre de las personas y las circunstancias en las cuales los testigos proveyeron los datos al Gobierno de los Estados Unidos.

La importancia de esta información quedó de manifiesto en la audiencia del pasado martes 26 de junio, cuando la defensa del Chapo Guzmán afirmó que, a diferencia de lo que la fiscalía ha venido sosteniendo desde el principio, las pruebas en poder de la propia parte acusadora demuestran que Joaquín Guzmán Loera podría no haber sido el hombre principal del cártel de Sinaloa. Su papel se limitaría al de un teniente que recibía órdenes de alguien más.

En la misma diligencia, los fiscales minimizaron la evidencia al sostener que los testimonios eran de segunda o tercera mano, además agregaron que estaban envueltos en capas de rumores. Pero se vieron obligados a entregarla a los abogados defensores del Chapo Guzmán.

El contenido exacto de lo que dijeron los informantes es un secreto, por lo cual el abogado Balarezo solicitó al juez Brian Cogan que ordenara a la fiscalía contarle más al respecto. El defensor alegó que quería conocer los nombres de los informantes, cuándo y dónde fueron entrevistados, para poder investigar sus afirmaciones y hacerlas parte de su estrategia de defensa.

El juez se negó a emitir una orden sosteniendo que quería saber más él mismo. Además, le preguntó a la defensa si las declaraciones de los informantes eran importantes para su estrategia. Balarezo respondió que sí, y sugirió que planeaba establecer en el juicio que el Chapo no estaba a cargo del cártel.

Cambio de sede

Desde el 7 de mayo, los abogados de Joaquín el Chapo Guzmán, Eduardo Balarezo y William Purpura, presentaron un escrito ante el juez Cogan, dentro del caso 09-0466 (BMC) seguido en la Corte de Distrito del Este de Nueva York, para solicitar un cambio de tribunal.

Afirmaron que desde que Joaquín Guzmán Loera fue confinado en el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan (CCMM), cada vez que debe ser llevado a la corte del juez Cogan, el gobierno norteamericano moviliza a decenas de Marshals y otros agentes del orden público y escolta al acusado en una caravana de patrullas, autos sin distintivos, carros blindados y otros vehículos para respuesta a emergencias. Después proceden a cerrar el puente de Brooklyn mientras la comitiva pasa del CCMM en Manhattan al juzgado en Brooklyn. El proceso se repite cuando el Chapo regresa al Centro Correccional.

Estas medidas de seguridad, sin precedentes, son altamente visibles e interrumpen el tránsito citadino en perjuicio de innumerables personas. Por lo tanto, es probable que sean sufridas, vistas o escuchadas por potenciales miembros del jurado, quienes en caso de ser seleccionados, estarán prejuiciados en contra del acusado pues las autoridades lo tratan como a un peligro extremo para la comunidad.

En la audiencia del pasado martes 26 de junio, el juez Cogan dijo a los abogados que todavía estaba considerando la solicitud de los abogados de Guzmán para cambiar el lugar de un juicio a fines de este año.

Según las leyes federales norteamericanas, el lugar solo puede cambiarse a petición del acusado. La Regla Federal de Procedimiento Penal número 21 establece que la Corte debe transferir el lugar “si el tribunal está convencido de que existe un perjuicio tan grande contra el defendido en el distrito de transferencia que el acusado no pueda obtener un juicio justo e imparcial allí”.



¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: