¡Emergencia al volante! | ‘Ni conductores ni peatones respetan la ambulancia’

Compartir:

La falta de cultura vial en Culiacán supone un reto para los paramédicos que día a día toman el volante de la ambulancia para acudir a una emergencia lo más rápido posible. En su camino se encuentran con que ni conductores ni peatones respetan un trabajo del que dependen vidas humanas. 

Es un miércoles como cualquier otro en Culiacán. La gente va y viene de sus trabajos o escuelas y el fuerte sol de mediodía mantiene a quienes van a la intemperie, o a quienes manejan sin aire acondicionado, más sensibles de lo normal.

En la oficina de la Cruz Roja, Gabriel Medina nos comenta algunos puntos sobre un simulacro realizado momentos antes con el fin de ser testigos de cómo conductores y peatones reaccionan ante una ambulancia que, con sirena encendida, se apresura a llegar hacia una emergencia.

“Ahorita un camión urbano se nos atravesó, no nos dejó pasar… llegando a la Obregón un peatón que se pasó delante de la ambulancia con sirena. Los mismos peatones no respetan la ambulancia, esa problemática es la que vivimos aquí en Culiacán”, lamenta el coordinador del Área de Socorros de la Cruz Roja Culiacán.

Para el paramédico, con 12 años de servicio, la falta de cultura vial es uno de los elementos que más afectan la labor de la Cruz Roja, pues problemas como el tráfico excesivo en horas pico, autos que no ceden el paso y otros que se pegan y siguen a la ambulancia por detrás, son situaciones que no se dejan de ver en Culiacán con el paso del tiempo.

Pero no solo la cultura vial afecta el trabajo de la Cruz Roja, pues los paramédicos también se enfrentan al desconocimiento sobre qué hacer ante una ambulancia, la saturación de los servicios de emergencia y llamadas falsas e incluso que no son urgentes.

Cada segundo cuenta

Lo más grave de estas situaciones, apunta el coordinador del Área de Socorros, es que muchas veces las ambulancias no pueden cumplir con su tiempo límite de respuesta, el cual es de 10 minutos.

LO DIJO:

“Lo más grave es ese tiempo que nosotros tenemos para llegar a una emergencia y lo sobrepasamos por cuestiones extraordinarias… Nuestro tiempo de respuesta límite son 10 minutos desde que se recibe la llamada y casi nunca lo sobrepasamos, solo en casos extraordinarios pero nunca por más de 5 minutos”.

—Gabriel Medina. Coordinador del Área de Socorros de la Cruz Roja Culiacán.

Emergencias no urgentes

Por último invitó a la población a ser consciente y siempre dar el paso a una ambulancia en servicio, así como a identificar una emergencia real de una emergencia no urgente o que no ponga en riesgo la vida de la persona.

“A nosotros nos ayudaría mucho el que sepan identificar una urgencia real y una urgencia que puede esperar más tiempo… esa cultura nos falta mucho en Sinaloa”, añadió.

En promedio, señala, la Cruz Roja Culiacán recibe 2,000 llamadas mensuales, de las cuales alrededor de 700 se tratan de emergencias no urgentes. En estos casos, los operadores del 911 le dan instrucciones a quien reporta la emergencia sobre los pasos a seguir para atender o, en su caso, transportar al paciente a un centro médico.

“Te pongo un ejemplo: una persona se dobla un tobillo y ya está pidiendo una ambulancia cuando en realidad los pacientes pueden trasladarse por sus propios medios… sí puede atenderse como urgencia en cualquier hospital, pero no pone en peligro su vida… En cambio, ya un paro cardíaco, un golpe en la cabeza, una dificultad respiratoria, sí ocupan la ambulancia para desplazarse hasta el lugar y poderlo atender”, explicó.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: