GALERÍA: PolitiCouture | Probamos que las camisas de los candidatos no solo sirven de pijama

GALERÍA: PolitiCouture | Probamos que las camisas de los candidatos no solo sirven de pijama

Compartir:

Luego de cada elección, los recursos gastados en propaganda electoral suelen terminar como la pijama o el trapo para lavar el auto de miles de mexicanos. ¿Tiene porqué ser así?

Conmigo la política no es teatro, es performance art.

Roger Stone.

En 1952, Dwight Eisenhower se convirtió en el primer candidato presidencial en buscar a una agencia de publicidad para su campaña televisiva… En 2009, el triunfo de Barack Obama consolidó una nueva era en la que el uso de las redes sociales y las herramientas del marketing en las campañas nos hicieron darnos cuenta que en política, al igual que en cualquier otro mercado que busca enamorar a sus buyer persona, el valor de la marca tienen un peso muy importante que hay que potenciar, valorizar e identificar con el electorado.

Esto lo entendieron muy bien personajes como Enrique Peña Nieto, Donald Trump o Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, quienes, cada uno con su propio enfoque, utilizaron todo un aparato mediático y bien dirigidas campañas de marketing para posicionarse en el electorado y alcanzar el triunfo en las urnas.

El esfuerzo de los asesores de campañas por hacer que tal o cual candidato sea visto con buenos ojos y le caiga bien a la población votante, se ve traducido en canciones, videos, memes, spots y todo tipo de propaganda que, además de enviar un mensaje claro y conciso, tiene que dejar marca en la mente de quienes están en condiciones de votar.

Con la popularización del marketing político, ¿acaso no son ya las elecciones un espectáculo al estilo de los talk shows y grandes justas deportivas? Como lo dice Roger Stone, quien fuera uno de los principales promotores y asesores de Trump: “En política es peor ser aburrido que estar equivocado”.

Con tal premisa en mente y en la recta final de las elecciones más importantes en la historia del país, ESPEJO lanza un editorial de moda donde los candidatos y partidos políticos se convierten en moda PolitiCouture. Bajo este ejercicio de estilismo, se pretende evocar un poco del humor con el que los cibernautas mexicanos han tomado el actual proceso electoral creando contenido no oficial que en muchos casos ha logrado influir más que las estrategias ideadas por los equipos de campaña.

Sin hacer propaganda a favor o en contra de tal o cual proyecto político, sino más bien con el ánimo de invitar a la reflexión sobre las modas y los modos con los que se hace política en el actual contexto mexicano, estos outfits aprovechan toda la parafernalia desplegada por las campañas electorales para enviar un mensaje:

El gran derroche en recursos para potenciar la imagen de los candidatos ponen en evidencia que la política mexicana busca llegar al poder a través del juego de la percepción, donde más que el contraste de propuestas, esta se ha vuelto una política del espectáculo, o como lo ha dicho el sociólogo francés, Gilles Lipovetsky, un gran teatro de frivolidades.


¿Y tú… te los pondrías?

Fotografía: @carolinaescoch

Vestuario: @antoniorubioc

Concepto: @cesarhernesto

Modelos: @bunnydbeat, @66marsiana99, @jetzamynbae, @eduardo____ramos


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: