Efecto ESPEJO | La adicción al poder y al dinero desquicia a políticos

Efecto ESPEJO | La adicción al poder y al dinero desquicia a políticos

Compartir:

El regreso de Diana Armenta a la alcaldía de Guasave, cargo del que se separó para buscar la reelección, confirma que para los políticos es complicado vivir lejos del erario y que tal adicción al poder los convierte en seres capaces de caer a niveles indignos.

La obsesión por volver a la Presidencia Municipal y estar allí menos de cien días convalida la percepción social de que el desempeño de la función pública es un negocio más que una vocación y que el voto popular que los lleva al gobierno solo es un instrumento para satisfacer ambiciones personales o de grupos.

Inclusive a la mayoría del PRI en la 62 Legislatura, tan activa en legitimar despropósitos, se le dificultó armar el retorno de Armenta pues una parte de la bancada ya tenía a otro prospecto.

Y a pesar de que tienen ante sus ojos las respuestas, todavía preguntan los dirigentes y eternos pretensos de los partidos qué fue lo que pasó el primero de julio de 2018.

No se hagan bolas: todo esto es consecuencia de leyes flexibles y mentalidades irresponsables que permiten a servidores públicos que jueguen y medren con la confianza social porque el interés general es lo que menos les importa.

¿Hasta cuándo la ley tratará a los políticos en el poder igual que trata al ciudadano común y corriente?

 

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.




¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: