Muere presunto robacarros que mató a policía tras persecución

Muere presunto robacarros que mató a policía tras persecución

Compartir:

El presunto robacarros que se enfrentó la tarde del jueves a elementos de la Policía Estatal Preventiva, a uno de los cuales mató durante un operativo en la colonia Aquiles Serdán, falleció este viernes en el Hospital General de Culiacán.

La Policía Investigadora informó que el presunto delincuente que murió fue identificado como Faustino Rubio Soto, de 47 años de edad, a quien apodaban el Tato.

De acuerdo con la información, Faustino Rubio contaba con antecedentes penales, pues fue detenido en enero del 2017 por el delito de robo de vehículo, pero meses después fue dejado en libertad por los jueces, por razones desconocidas.

El Tato había sido identificado con el nombre falso de Bonifacio, pero familiares finalmente dijeron que se trata de Faustino Rubio Soto.

El hecho tras el cual se generó esta muerte se registró alrededor de las 14:00 horas del jueves sobre la avenida Pastor Roaix y calle Julián Adame, en la colonia Aquiles Serdán.

En ese lugar, agentes de la Policía Municipal del Grupo Especial Contra Robo de Vehículos realizaban un operativo en busca de un automóvil KIA blanco con placas de Jalisco, mismo que fue despojado a mano armada la noche del miércoles pasado.

Los agentes lograron rastrear la unidad robada en esa zona a través del GPS y al circular sobre la calle Pastor Roaix ubicaron la unidad en la cual “se paseaban” ya los tres supuestos robacarros.

Los delincuentes al darse cuenta de la presencia policiaca huyeron y los policías iniciaron la persecución.

Al operativo de búsqueda se unieron policías estatales del grupo Rino, los cuales están enfocados al combate al robo bancario, robo a comercio y robo de vehículos. A este grupo pertenecían los dos agentes que fueron agredidos a balazos.

Durante la huida, los robacarros abandonaron el vehículo y se “perdieron” por las calles. Durante el despliegue, los agentes estatales lograron ubicar a los sospechosos, pero cuando se acercaron para tratar de detenerlos hacia el patio de una vivienda donde supuestamente intentaban ocultarse, fueron agredidos a balazos y se inició un enfrentamiento.

Al final del tiroteo, los agentes Guillermo González y Édgar resultaron heridos, al igual que el presunto robacarros. Dos sospechosos más fueron detenidos.

Los policías heridos fueron trasladados en una patrulla a un hospital de la ciudad en donde una hora después falleció Guillermo; mientras que el Tato falleció alrededor de las 18:00 horas del viernes en el Hospital General.

 



¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: