Ojo en la escuela | Una revisión oportuna podría mejorar el rendimiento escolar de tus hijos

Ojo en la escuela | Una revisión oportuna podría mejorar el rendimiento escolar de tus hijos

Compartir:

Tener buena salud visual es muy importante para que los niños se desarrollen correctamente en muchos sentidos, pero, sobre todo, a nivel escolar.

De acuerdo con Federico López Trapero, Médico General del Centro de Higiene Escolar de la Secretaría de Salud de Sinaloa, el rendimiento escolar va muy de la mano de la capacidad de visión, de ahí la necesidad de que previo a que inicie un nuevo ciclo escolar, los pequeños se sometan a una revisión en la vista.

El doctor informó que una buena salud ocular es básica en el desarrollo de un niño, por ello, y para evitar que un déficit visual pueda suponer un problema mayor, es recomendable realizarle revisiones oftalmológicas de forma periódica, generalmente de manera anual y previa al inicio del curso.

 

LO DIJO:

“Que se les haga un examen de agudeza visual sobre todo ya que en las escuelas muchas veces al niño por desconocimiento que tienen mal alcance visual se sientan atrás que no alcanzan a ver el pizarrón y menos las letras entonces es importante que vayan a realizarse un examen de la vista”.

—Federico López Trapero. Médico General del Centro de Higiene Escolar de la SSA Sinaloa.

 

Los padres de familia pueden acercarse al Centro de Higiene Escolar para someter a sus hijos a un Test Visual que ayude a identificar cualquier tipo de problema en su vista. Si estos no se detectan y tratan a tiempo podrían derivar en otro tipo de padecimientos como falta de atención, dificultades en el aprendizaje o incluso, en el desarrollo de capacidades sociales.

También recomendó llevar al niño a consulta oftalmológica si se detecta alguno de los siguientes síntomas: cuando el niño tiene cierta desviación en alguno de sus ojos; si intuimos problemas para ver con claridad de cerca o de lejos; cuando existe lagrimeo constante o enrojecimiento de los ojos; al detectar movimientos oculares constantes y erráticos (sin que se fije la mirada); cuando se detectan anomalías en los párpados como por ejemplo, un párpado caído; reflejo pupilar blanquecino; y siempre que se observe algo extraño en los ojos del menor.




¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: