Efecto ESPEJO | Robos con violencia e ineptitud con indiferencia

Efecto ESPEJO | Robos con violencia e ineptitud con indiferencia

Compartir:

 

Lo más preocupante del alza en delitos patrimoniales donde media la violencia es que las autoridades municipales, a las que les toca prevenir incidencias de este tipo, y las instancias estatales policiacas y ministeriales, que tienen la función investigadora y acusadora, reaccionan muy lento ante el reclamo de los sinaloenses por la seguridad pública, que es competencia del ámbito local otorgárselas.

Inclusive la estadística oficial registrada por la Fiscalía General del Estado, que es de 296 casos de robo violento en lo que va de 2018, contra 260 en el mismo periodo de 2017, es engañosa porque la cifra negra resulta alarmante en el entendido de que los afectados no denuncian precisamente por no confiar en la capacidad o voluntad que pudieran tener las policías o el Ministerio Público para resolver sus casos.

Algo grave ocurre en Sinaloa cuando los sectores productivos y las familias alzan la voz tras ser víctimas de robos con violencia y quienes deben garantizarles protección y tranquilidad entran en el sopor de los desidiosos que en vez de dar respuestas propias de la fuerza del Estado fingen no ver, oír ni escuchar.

Se vuelve reiterante la queja de empresas y personas dañadas por la situación de violencia e impunidad, al mismo tiempo que el gobierno carece de un plan de acción integral contra estos ilícitos que no son del ámbito federal y tampoco se solucionan con la participación del Ejército en el patrullaje de calles y caminos.

Se trata de la inseguridad cuyas soluciones competen a servidores públicos que retrasan las respuestas y esconden la cabeza en el hoyo de la ineptitud.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.




¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: