Andrea murió por intentar salvar a su vecina…

Compartir:

Esa mañana del pasado 20 de septiembre, Andrea del Rosario vio caer a su vecina, doña Rosa, a la creciente del arroyo El Piojo, en la colonia Las Cucas, y no lo pensó dos veces: bajó de lo alto de la casa donde ya se había puesto a salvo con Carmelita y se arrojó al agua.

Lo mismo hizo Carmelita, y ya entre las dos, sujetaron a doña Rosa para tratar de sacarla de la fuerte corriente, pero no podían.
Al ver esto, una tercera vecina también se metió al agua, y ya entre las tres sujetaron a doña Rosa y caminaron hacia la orilla. Este momento fue fotografiado por otra de las vecinas
“Andrea no pensó en nada más que en rescatar a la señora que pedía auxilio. Igual que la otra muchacha joven que está desaparecida (Carmelita). Se arrojaron a salvarla y ya andaban librándola, ya estaban por alcanzar el otro lado de la banqueta, pero llegó otra tromba y las arrastró”, contó a los medios su afligida madre.
S0lo una vecina logró alcanzar la orilla. Las otras tres: doña Rosa, Carmelita y Andrea, fueron arrastradas por el río de aguas rápidas y desbordadas en que se convirtió el arroyo de El Piojo por la tormenta tropical que inundó gran parte de Culiacán. Esas mismas aguas que arrastraron hasta un automóvil que apareció un día después debajo del puente que cruza la avenida Álvaro Obregón, en ese mismo sector.
Hay quien asegura que luego de que las mujeres fueron arrastradas por el agua, un vecino, quien supuestamente es marino, también se arrojó al arroyo para intentar rescatarlas, pero no pudo, también fue arrastrado por el agua, pero alcanzó a salir detrás del City Club.
Ayer luego del mediodía, a cuatro kilómetros de donde desapareció, y a cuatro días de esa trágica mañana en que un cielo cargado de agua cayó sobre Culiacán, fue encontrado el cuerpo de Andrea del Rosario.
El cadáver de la joven de 28 años de edad, y madre de tres hijos, fue localizado a la orilla de una de las isletas cercanas a la presa Derivadora, debajo del Puente Negro. El cuerpo de “la niña”, como le decían a Andrea, fue identificado por su padre.
Y es que desde el mismo día en que desaparecieron, familiares y amigos no han dejado de buscar a Andrea, Carmelita y a doña Rosa. A la búsqueda de las tres mujeres desaparecidas, y por presión de la misma familia, se unieron bomberos, policías, militares y hasta estudiantes del Instituto Estatal de Seguridad Pública y Ciencias Penales.
Ayer fue hallado el cuerpo de Andrea, pero aún falta Carmelita y doña Rosa, por eso, la búsqueda continúa.
FOTOS: Juan Carlos Cruz/ Contraluz.

 



¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: