El análisis de Óscar Fidel González Mendívil | La nueva Fiscalía

El análisis de Óscar Fidel González Mendívil | La nueva Fiscalía

Compartir:

Con Olga Sánchez Cordero a la cabeza, este diez de septiembre los senadores de Morena dieron a conocer la propuesta de Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República.

“No importa que las leyes e instituciones estén ordenadas y sean eficientes: si son injustas han de ser reformadas o abolidas”.

—John Rawls, Teoría de la Justicia.

El estado de las cosas. Desde 2014 la Constitución federal fue modificada para establecer, en su artículo 102, que el Ministerio Público de la Federación se organizará en una Fiscalía General de la República, cuyo titular será el fiscal general. En 2016 sufrió una nueva reforma que dejó el texto actual. Pero hasta la fecha no se ha aprobado una ley que detalle cómo se va a estructurar y funcionar dicha fiscalía. Cierto que en 2014 el presidente Peña Nieto envió al Senado una iniciativa, pero esta ni siquiera fue dictaminada.

Durante este tiempo, derivado del rechazo a la figura del “fiscal carnal”, se gestó un movimiento colectivo abanderado por el lema #Por una fiscalía que sirva, que propone: “Es fundamental que la nueva Fiscalía General no herede los vicios de la PGR —por lo que debe comenzar “desde cero”— y que la discusión de la Ley Orgánica y el proceso de implementación de la misma tengan como objetivo central construir una institución que sea un pilar sólido de gobernabilidad democrática, seguridad pública y estado de derecho en México”.

Por la parte gubernamental, se llevó a cabo una consulta nacional sobre el modelo de procuración de justicia, cuyo informe ejecutivo concluye que “los sistemas de seguridad pública y procuración de justicia enfrentan una grave crisis. La confianza ciudadana hacia las instituciones que operan estos sistemas es bajísima. La corrupción, la ausencia de imparcialidad, las violaciones de derechos humanos y las enormes deficiencias en la gestión al interior de las procuradurías son claramente los factores que alimentan a la desconfianza… La consulta también refleja importantes problemas en la conducción de las instituciones para la transición plena hacia el modelo acusatorio. De igual manera, se perciben problemas en la organización de las instituciones y en los métodos de trabajo que emplean”.

La nueva fiscalía. De acuerdo con el artículo 2 de la iniciativa, la Fiscalía General de la República tiene como fines: 1) investigar los delitos federales; 2) salvaguardar al inocente; 3) procurar que el culpable no quede impune; y 4) promover, proteger, respetar y garantizar los derechos de verdad, justicia, reparación integral y de no repetición de las víctimas y de la sociedad. Faltó, para una adecuación completa al artículo 20, sección A, fracción I, agregar que los daños causados por el delito se reparen.

Plan de Persecución Penal. La propuesta prevé que el fiscal general apruebe un plan para orientar las atribuciones institucionales de acuerdo a las prioridades nacionales de política criminal. El plan deberá contener: 1) una estrategia de atención y trámite; 2) la orientación de los recursos humanos, materiales y financieros; 3) la estrategia de despliegue territorial y 4) lineamientos operativos para la función fiscal. Este plan pasará previamente por un Consejo Técnico ciudadano y será presentado ante el Senado. De igual manera, se rendirán reportes públicos de resultados de manera anual.

Estructura. Además de su titular, el proyecto determina la existencia de: 1) Fiscalía Especializada en Delitos Electorales; 2) Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción; 3) Fiscalía Especializada en Materia de Derechos Humanos; 4) Fiscalía Especializada de Asuntos Internos; 5) Coordinación de Investigación y Persecución Penal; 6) Coordinación de Métodos de Investigación; 7) Coordinación General; 8) Coordinación de Planeación y Administración; 9) Órgano Interno de Control; 10) Consejo Técnico; 11) Centro de Formación y Servicio Profesional de Carrera; 12) Órgano de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias; y 13) las fiscalías o unidades que determine el fiscal general. Como se advierte, esta es una reconfiguración total de la institución.

Delegaciones. No están contempladas como tales en la propuesta. Sin embargo, se define que el despliegue territorial de la operación sustantiva se llevará a cabo a través de unidades o equipos de investigación y litigación, cuya distribución, tamaño, recursos y temporalidad se apegarán al Plan de Persecución Penal.

Discusión del proyecto. La iniciativa es de la mayor trascendencia y requiere una discusión amplia, profunda e informada, pero sobre todo, de cara a la sociedad. El Senado de la República debe refrendar, en los hechos, su vocación como parlamento abierto.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: