Tema de la semana | 3 hospitales para Sinaloa, 3 retos para Quirino Ordaz

Tema de la semana | 3 hospitales para Sinaloa, 3 retos para Quirino Ordaz

Compartir:

 

Con la construcción de los nuevos hospitales generales de Culiacán y Mazatlán, y del Hospital Pediátrico de Sinaloa, el gobierno de Quirino Ordaz Coppel quedaría marcado como el impulsor de la salud pública, sin embargo, también debe buscar el distintivo de la transparencia en la realización de estas obras, abriéndolas por completo a la fiscalización de los órganos competentes y de la sociedad.

El impacto benéfico que tendrá la inversión de 3 mil 100 millones de pesos para mejorar la prevención y atención en salud podría significar al mismo tiempo que el Sistema Estatal Anticorrupción se eche a andar y sea probado en su eficiencia, demostrando que operará con todo para el combate a la corrupción.

En principio, es un hecho que la infraestructura hospitalaria se moderniza y amplía la cobertura, con un dato obligado de contraste: en 2015 la administración estatal que encabezó Mario López Valdez calculó en 14 mil millones de pesos la inversión que bajo la figura de Contratos de Colaboración Pública Privada comprometía por 25 años recursos destinados a programas sociales.

Hoy, se harán con menos de una cuarta parte de ese dinero y sin hipotecar presupuestos gubernamentales futuros. Esto es fruto de eficiencia administrativa y de capacidad para convencer a las entidades aportantes a que le apuesten al mejor nivel de vida de los sinaloenses, con la garantía implícita de que las cosas se harán bien.

Para 2010, según estimaciones del Consejo Nacional de Población, habrá 3.1 millones de sinaloenses requiriendo de salud pública de calidad. Y tal cobertura deberá soportarse, de acuerdo al Plan Integral de Salud del Estado de Sinaloa (Codesin 2015), en tres pilares fundamentales: (a) prevención de las enfermedades y promoción de salud; (b) visión de largo plazo para generar las bases institucionales de continuidad de los programas y acciones estratégicas de prevención y atención a problemas de salud, y (c) acciones intersectoriales para atender a la salud desde los sectores público y privado que influyen en alguna medida en las condiciones de salud de la población

Siempre hay que ir por más. Este logro indiscutible de la gestión del gobernador convoca a poner la vara más alta:

  1. Economizar no es menos calidad.  Más allá de la abismal diferencia de costos entre lo que se proyectó en el gobierno anterior y lo que costarán actualmente, es fundamental en los tres nuevos hospitales que la buena calidad de la atención médica sea la marca del sistema estatal de salud, acercando a la población la medicina de primer nivel. La cobertura debe crecer, pero con estándares de eficacia también al alza.
  2. El analgésico de la transparencia. La rendición de cuentas y el acceso de la sociedad a estas son condiciones vitales para la buena salud de las obras, estrenando el Sistema Estatal Anticorrupción y sus brazos legal, ciudadano y gubernamental. La eficacia del SEA enfrenta la prueba del ácido en cuanto a cuidar la honestidad en la construcción de los hospitales. Solo bajo la mirada de los testigos sociales esto acabará en cuentas claras.
  3. No más edificios caros y huecos. El uso eficiente del recurso público disponible permitirá que los tres hospitales sean de calidad tanto en la obra física como en la obra humana. Con mil 200 millones de pesos que se gastarán por cada nosocomio, el de Culiacán y Mazatlán, y 700 millones para el HPS, tendrán que lograrse espacios, equipamiento, profesionistas y medicamentos que eleven el nivel de la salud.

La salud pública de Sinaloa opera como el botón de pánico. Una vez que se acciona es porque la emergencia es mayor, a veces irreversible. La creciente demanda de atención constituye un ultimátum a actuar antes de que la alarma se active; ahora, no después.

Con los vientos que soplan en el país, de austeridad, transparencia y solidaridad con los que menos tienen, no basta con hacer obra de gran beneficio para la población sino que la exigencia de rendición de cuentas y acceso a la información compromete a los gobernantes a poner este tipo de inversiones en la vitrina translúcida de la auditoría popular.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: