Una vida de perros | En contra del elitismo, estos sobrevivientes buscan ser adoptados

Una vida de perros | En contra del elitismo, estos sobrevivientes buscan ser adoptados

Compartir:

La problemática de los perros y gatos en situación de calle es uno de los conflictos más olvidados por parte de las autoridades en México. Aunque es una situación más visible en las grandes ciudades del país, aun las pequeñas urbes lidian con esta situación, que llama la atención y pone en acción a diversos grupos civiles que se comprometen con la causa.

Aunque el rescate y el cuidado de animales en situación de calle no es el objetivo prioritario de Huellita con Causa, IAP, este colectivo ha logrado crear un espacio para atender, sanar, vigilar y buscar nuevos hogares a un gran número de perros que ahora se encuentran esperando ser adoptados para empezar una nueva vida.

Brenda González, miembro del Patronato de Huellita con Causa, IAP, señaló que se trata de darles una vida digna a todos los animales que llegan al santuario, pero que siempre se busca que puedan partir a un nuevo hogar para darle la oportunidad a un nuevo animal de ser rescatado.

La idea es encontrar a un compañero humano responsable que demuestre que se podrá hacer cargo de una forma integral de los perros que habitan el Santuario Vida Digna. Sin embargo, Brenda comentó que incluso recuperados y completamente sanos, los perros sufren de discriminación ya que en su mayoría son hembras, de edad avanzada o de pelaje barcino… cuando la mayoría de las personas prefieren cachorros, machos y regularmente perros de raza.

ESPEJO se dio a la tarea de fotografiar a algunos de los más de 90 perros que habitan el santuario con el objetivo de conocer su historia y la forma en la que su vida cambió gracias a Huellita con Causa y ahora se encuentran a la espera de un nuevo hogar para poder dar espacio a nuevos rescates por parte del colectivo.

 

Chikis

De carácter amigable, esta joven adulta de siete años de edad fue rescatada debajo de un puente donde se encontraba junto a otras dos perras sin hogar, había sido atropellada y además presentaba síntomas de moquillo. Luego del rescate de las tres pequeñas, solo Chikis permanece en el santuario esperando ser adoptada.

 

Juanita

Rescatada por los rumbos de la carretera a Costa Rica en julio de 2017, Juanita estaba enferma de sarna sarcóptica, anemia y hemoparásitos. Hoy, completamente sana y con nueve años de edad, se ha convertido en una tranquila y fiel compañera en la espera de un hogar.

 

Benita

Con cinco años de edad, fue encontrada en octubre de 2017, atropellada y postrada ante la indiferencia de todos los que la vieron sufrir durante tres días seguidos mientras se encontraba dentro de un charco sin posibilidad de moverse. Nadie quiso, ni pudo hacer nada por ella. Luego de la intervención de Huellita y tras varias cirugías, desarrolló convulsiones. Gracias a su esfuerzo y sus ganas de vivir logró recuperarse y volvió a caminar, aunque actualmente se encuentra recibiendo un tratamiento anticonvulsivo que espera continuarlo con una nueva familia.

 

Troya

Pese a su edad avanzada, Troya es una activa y funcional miembro del grupo de perros en el santuario. Es respetada y organizada tanto por cachorros como por los adultos del lugar, ganándose el título de líder. Atrás quedaron los días en que llegó debilitada por los parásitos y la sarna. Ahora espera partir para dar la oportunidad de que un nuevo perro sea rescatado.

 

Guapo

Uno de los más inquietos y activos del grupo, Guapo tiene cuatro años de edad y pese a ser tan joven padeció tumores que fueron aliviados a través de un proceso de quimioterapias, convirtiéndolo en un sobreviviente y en un guerrero que hoy se encuentra completamente sano y a la espera de partir con un nuevo compañero.

 

Mila

El destino le dio una nueva oportunidad a Mila, una de las más jóvenes del Santuario, quien con apenas un año de edad estuvo a punto de ser atropellada. Luego de recuperarse y superar la desnutrición también busca dejar el refugio y formar parte de otra familia.

 

Belly

Con dos años de edad y un pelaje negro azabache, Belly es maternal, fue rescatada a principios de este año en la zona de Cedros, embarazada y a punto de parir. Fue madre de doce cachorros que ya encontraron un hogar y ahora es ella la que espera partir del santuario.

 

Paco

Uno de los mayores del santuario, es tranquilo y equilibrado, pese a que perdió una pata luego de ser atropellado. Su ánimo y su buena actitud no ha cambiado, es juguetón y todo un sobreviviente.

 

Luz

Luz es obediente y calmada, con dos años de edad ya fue madre y sobrevivió a la calle junto a sus tres crías, a las que no abandonó pese a haber sido atropellada en la carretera de la salida norte. Es noble y ahora espera partir del santuario como lo hicieron sus cachorros.

Estas nueve historias son solo unas cuantas de las muchas que resguarda el refugio Vida Digna de Huellita con Causa, IAP. La mayoría de los perros que lo habitan son sobrevivientes que ahora buscan un nuevo hogar con compañeros responsables que les puedan brindar todo el amor y cuidados que se merecen.

Si estás interesado en adoptar o conoces a alguien que busca un compañero, contacta a Huellita con Causa, IAP a través de sus redes sociales y averigua qué necesitas para lograrlo.




¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: