‘Juicio por emboscada’, afirma defensa del Chapo | Juez niega diferir la audiencia

‘Juicio por emboscada’, afirma defensa del Chapo | Juez niega diferir la audiencia

Compartir:

El fin de semana pasado, la defensa del capo y la fiscalía norteamericana se enfrascaron en una batalla legal previa al juicio que inicia el próximo 5 de noviembre.

Conforme se acerca la audiencia que dará inicio a los procedimientos del caso 09 CR 466 (BMC), seguido en la Corte de Distrito del Este de Nueva York en contra de Joaquín Guzmán Loera, se intensifica la disputa entre acusadores y defensores. El sábado 27 de octubre, los abogados del Chapo sometieron a consideración del juez Brian Cogan dos mociones: 1) que la Corte impida que el Gobierno de los Estados Unidos presente en el juicio cualquier evidencia relacionada con las nuevas presuntas víctimas que sustentarían la acusación de conspiración de asesinato; y 2) una nueva prórroga para iniciar los procedimientos, ya que la defensa no tiene el tiempo suficiente para evaluar las últimas 14 mil páginas que entregó la fiscalía faltando un mes para que comience el juicio. Los defensores calificaron estas tácticas de la acusación como “juicio por emboscada”.

Al día siguiente, los fiscales del Gobierno norteamericano replicaron que no han tratado de sorprender injustamente a los abogados al inundarlos de documentos, y también que han estado enterados oportunamente de la pretensión de los acusadores de presentar testigos en relación con los homicidios ordenados por Guzmán Loera. Alegaron que es incorrecta la calificación de “juicio por emboscada” que hace la defensa del momento que escogió la fiscalía para dar a conocer los detalles de la identidad de quienes se dicen víctimas de la conspiración de asesinato.

Ese mismo domingo, los abogados del Chapo insistieron en que lo único que quiere el acusado es tener la posibilidad de defenderse en un juicio justo. Recordaron que la Constitución norteamericana garantiza a Guzmán Loera el derecho al debido proceso, sin disminuciones basadas en su identidad o la gravedad de las imputaciones en su contra.

Todas estas cuestiones fueron resueltas por el juez Cogan en una audiencia preliminar celebrada este 30 de octubre. Por un lado negó la solicitud de la defensa de aplazar el proceso. A pesar de que los abogados montaron sobre su mesa un muro con los últimos expedientes entregados por la fiscalía, el juzgador solo comentó: “Tengo los mismos”. Por otro lado, respecto a la conspiración para asesinar personas, Cogan dijo que no va a permitir a la fiscalía presentar evidencias, al tiempo que le pidió priorizar el caso: “Es un juicio de conspiración para traficar drogas que envuelve asesinato”, indicó el juez, no al revés.

Como Cogan negara el aplazamiento, la defensa solicitó tener el tiempo suficiente durante el juicio para preparar el interrogatorio de una manera efectiva. El juez aceptó que los abogados puedan conocer con una semana de anticipación quién se presentará a declarar como testigo.

La cobertura de la prensa. El Newsday Letter, el New York Times y Vice, solicitaron al juez mayor acceso a información en tres aspectos: 1) desclasificar documentos de la Fiscalía; 2) presenciar la selección del jurado; y 3) mayor libertad para difundir fotografías o dibujos de los testigos de la acusación. La defensa se pronunció a favor de que la selección del jurado se diera a través del salón contiguo con cámaras de circuito cerrado, donde estarían ubicados los medios. Pero la Fiscalía propuso que fuera un solo reportero quien presenciara el interrogatorio y selección del jurado a través del circuito cerrado.

El gobierno norteamericano basó su petición restrictiva en declaraciones de testigos colaboradores, quienes habrían indicado que personas cercanas a Guzmán Loera con anterioridad habían atemorizado e intimidado a varios periodistas en Sinaloa y la Ciudad de México, con el propósito de que trabajaran a favor de su cártel.

¿Nueva fuga? Entre los detalles curiosos que se han dado a conocer los últimos días, está un críptico mensaje supuestamente enviado por un hijo del Chapo al defensor Eduardo Balarezo el pasado 25 de abril: “Hola señor Barelezo, soy el hijo de Joaquín Guzmán, y solo quiero decirle que por favor le diga a mi padre que se cuide, que lo estamos esperando aquí… que mi hermano Alfredo y yo estamos esperando…vamos a hacer que salga, lo estamos planeando… solo queremos que él lo sepa. Estaremos esperando. Cuídese abogado”. El defensor enteró a la Corte del hecho.

El juicio. El proceso iniciará el próximo 5 de noviembre y se espera que dure alrededor de cuatro meses.

 

Con información de El País y Aristegui Noticias.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: