Tema de la semana | Colchóngate: tufos de corrupción tras la tormenta

Tema de la semana | Colchóngate: tufos de corrupción tras la tormenta

Compartir:

El show mediático en que se ha convertido la entrega de colchones en mal estado a damnificados en Sinaloa ya es el mayor escándalo al que se ha enfrentado la administración del gobernador Quirino Ordaz Coppel. A pesar de que ya se iniciaron investigaciones y a pesar de la renuncia del secretario de desarrollo social, el tema está lejos de llegar a su desenlace. 

Lo que inició con un video en redes sociales de vecinos de la colonia Jardines del Pedregal en Culiacán, exhibiendo la mala calidad de los colchones que les fueron entregados por la Sedesol estatal como parte de los apoyos por las lluvias de la depresión tropical 19-E, rápidamente escaló para convertirse en un escándalo que sigue dando nota en medios locales y nacionales.

El lamentable incidente que ha logrado indignar a toda una población ha tenido múltiples repercusiones que, un día sí y el otro también, golpetean y siguen lastimando la imagen de la administración del gobernador Quirino Ordaz Coppel y hace peguntarse a los sinaloenses si esto es lo que representa su sello de calidad Puro Sinaloa.

Así, en menos de una semana hechos como:

  • La manifestación de madres de familias damnificadas que llevaron los colchones en mal estado al Ayuntamiento de Culiacán;
  • La filtración del nombre del funcionario que se encargó de la compra de los colchones y la salida en su defensa de su papá, el empresario Baltazar Castro Blanco;
  • La renuncia de Raúl Carrillo a la Secretaría de Desarrollo Social;
  • Los señalamientos de que la dirección de la persona que vendió los colchones no existe y las declaraciones de vecinos de la zona señalando que sí la conocen y que siempre se ha dedicado a la venta de fundas de colchones;
  • La aparición de Gerardo Vargas Landeros con el mezquino objetivo de sacar raja política de la desgracia;
  • Y sobre todo el silencio del gobernador ante los fuertes cuestionamientos de la prensa…

Todo ello ha dejado ver a un Ejecutivo estatal que no ha logrado tomar el control del gobierno ni ha sido eficaz en cuanto a implementar una estrategia de control de daños que logre poner un alto, o por lo menos apaciguar, el apetito de la prensa y la ciudadanía por ver un desenlace satisfactorio en el tema.

Si bien, las investigaciones por parte de la Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas siguen su curso y los colchones en mal estado ya han sido retirados y reemplazados por unos de mejor calidad, el caso solo quedará cerrado cuando el gobernador muestre los resultados de una investigación abierta y transparente en donde no quede duda de que los responsables no sean simples chivos expiatorios y de que el Gobierno tiene el firme compromiso de dar la cara y responder ante el atropello cometido contra sus ciudadanos.

Solo así el gobernador podrá dar vuelta a la hoja de este negro capítulo del gran y gordo libro de la corrupción y posicionar en la conversación pública el que debería ser el gran tema de preocupación entre la ciudadanía:

¿Cuándo, cómo y con qué se realizarán las obras que garanticen que las inundaciones del 19-E no se volverán a repetir en Sinaloa?


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: