Diputados exigen revisar resultados de alerta de género y supuestas omisiones de Cobaes

Diputados exigen revisar resultados de alerta de género y supuestas omisiones de Cobaes

Compartir:

Ante el brutal asesinato de la maestra de Cobaes, Aída Rodríguez, desaparecida hace días y encontrada asesinada el pasado lunes, diputados locales exigieron revisar los resultados de la declaratoria de alerta de género para determinar si en realidad está funcionando.

Los legisladores también denunciaron en tribuna que las autoridades del Colegio de Bachilleres de Sinaloa (Cobaes) sabían de las amenazas que sufría la profesora Aída y que aun así no la ayudaron para que se cambiara de plantel.

La diputada Angélica Díaz, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, dijo que “ante el brutal asesinato de la maestra… es el momento de revisar los resultados de la declaratoria de la alerta de género en todos los sentidos”.

Añadió que a pesar de la participación de los legisladores en mesas de armonización y de la alerta de género, emitida ya en Sinaloa, aún falta mucho por hacer en estos temas, que desde la trinchera como legisladores corresponde impulsar para mejorar la situación de las mujeres y de todas las víctimas de la violencia en Sinaloa.

Dijo que una de las propuestas que se impulsó fue la Ley para la Prevención y Atención de la Violencia Familiar del Estado de Sinaloa, en la cual se contempla el tema de las órdenes de protección para resguardar tanto a las mujeres como a cualquier persona que sea víctima de violencia familiar, y la cual ya es ley vigente.

Díaz de Cuen resaltó que dentro de los trabajos en la Comisión de Derechos Humanos, se han tenido reuniones con el Fiscal General del Estado, Juan José Ríos Estavillo, y con el presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, José Carlos Álvarez.

“Como respuesta, la Fiscalía me señaló que tiene trabajando peritos, ministerios públicos policiales y fuerzas de investigación sobre este caso, mientras que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, su presidente, me informó que no ha habido ninguna denuncia formal. Si bien, este 2018 ha sido un año en el que la incidencia de feminicidios ha bajado, respecto de los anteriores, pues, según datos de la Fiscalía, hasta el 30 de septiembre se habían registrado 34 feminicidios, tampoco se trata de una cifra satisfactoria, ya que la única estadística que queremos ver en el apartado de feminicidios es cero, ni una sola víctima más”, dijo la diputada.

Por su parte, la legisladora Alma Rosa Garzón denunció que desde hace cinco meses la maestra Aída informó a las autoridades de Cobaes sobre la situación de que era víctima y solicitó su cambio a la ciudad de Culiacán, pero su petición no fue atendida.

“Lo menos que exige este hecho concreto, es que los superiores jerárquicos  en el Cobaes a los que la víctima puso sobre aviso hace cinco meses, de las amenazas que enfrentaba, expliquen a la Fiscalía General su nula actuación, pero también es cierto que esas omisiones evidencian el incumplimiento de las normas y el fracaso de las políticas ordenadas, particularmente en materia de prevención”.

Dijo que lo anterior no es asunto menor, si se considera que por lo recurrente de los hechos, se puso en marcha, al menos de manera retórica, una Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, la cual ordena la instrumentación de una estrategia de prevención, vigilancia y seguridad pública que logre la recuperación de espacios públicos con acciones inmediatas que incluyan las órdenes de protección a mujeres víctimas de violencia.

Y se preguntó: “¿En qué oscuro rincón del espacio público responsable de aplicar esa estrategia, se abandonan estos criterios? Si no se abandonan, es probable que ni siquiera existan, porque desde que la Alerta de Violencia de Género fue declarada el 31 de marzo de 2017 en los municipios de  Ahome, Culiacán, Guasave, Mazatlán y Navolato, 111 casos han sido penalmente clasificados como feminicidios, con independencia de los hechos que no llegan a ser del conocimiento de la autoridad y que tampoco trascienden en los medios de comunicación”.

Aseguró que no se tienen o no se conocen las elementales medidas de prevención y con toda seguridad menos las relacionadas con la protección de las mujeres ni de nadie.

“Se trata, compañeras y compañeros diputados, de una indolencia inadmisible, por acumulada al paso de los años, desde que en este recinto se aprobó en julio de 2007 la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Sinaloa. Esta ley obliga al Estado a establecer modelos de prevención y atención para garantizar a las mujeres su seguridad y el ejercicio pleno de sus derechos humanos y le ordena a la Secretaría General de Gobierno, el diseño de una política integral orientada a la prevención y atención e incluso sanción y erradicación de los delitos violentos contra las mujeres”.

Explicó que ese sistema, encabezado por el gobernador, fue instalado el 25 de marzo de 2017, diez años después del inicio de la vigencia de la ley que lo ordena, y que apenas instalado, el sistema no ha elaborado el programa… “a menos no existe nada que se parezca en los portales electrónicos del Ismujeres o de la Secretaría de Gobierno”.

Y aunque la formulación del mismo, según el artículo 28 de la ley, será coordinada, por esa dependencia y ser congruente con el Plan Estatal de Desarrollo, resulta que en este plan que rige las políticas públicas del Gobierno del Estado, apenas contiene cuatro párrafos relacionados con la violencia de género, en los que no existe referencia alguna ni a las alertas que supone medidas de emergencia y menos a las estrategias que enfrenten el feminicidio a pesar de que en el mismo documento se reconocen 116 casos ocurridos de entre el 2012 al 2016.

“Lo que muestra de manera obvia que sobran las palabras, pero siguen faltando los hechos que prevengan la violencia contra las mujeres y les permitan el acceso a las medidas de protección”.

La maestra Aída Rodríguez salió de su casa el pasado primero de noviembre hacia su trabajo en el plantel 28 de Villa Adolfo López Mateos, El Tamarindo, pero nunca llegó. Fue hasta el lunes en la tarde cuando el cadáver de la profesora fue localizado con un tiro en la cabeza en una brecha de la sindicatura de Pericos.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: