Impulsos incontrolables | Desde pasar horas en el teléfono y ver series hasta la madrugada

Impulsos incontrolables | Desde pasar horas en el teléfono y ver series hasta la madrugada

Compartir:

Permanecer enganchado durante horas al teléfono celular para revisar todos los mensajes entrantes, ver series en Netflix hasta el amanecer, tomar selfies, navegar compulsivamente en la red en busca de páginas pornográficas o de sitios de compras online…

Muchas personas consideran esas conductas como parte normal de la interacción cotidiana en las sociedades de la era digital; sin embargo, si son persistentes podría tratarse de trastornos conductuales con efectos nocivos para la salud física y mental.

También podrían ser señales de que el individuo padece depresión, ansiedad, baja autoestima o dificultad para socializar, explica el psiquiatra Juan Pablo de la Fuente Stevens, de la Facultad de Medicina de la UNAM.

En estos casos, existe una búsqueda compulsiva, pérdida de control por parte del individuo, así como una sensación de malestar cuando este se aleja de la sustancia o la conducta que le proveen estímulos placenteros.

Juana Olvera Méndez, psicóloga de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala (FESI) de la UNAM, aclara que las personas con estos impulsos experimentan gran tensión, que se libera al momento de ejecutar la acción. Por eso no pueden controlarla.

Sin embargo, esto debe evaluarse cuidadosamente para evitar patologizar conductas cotidianas, advierte el integrante de la Clínica de Atención Integral para las Adicciones de la Facultad de Medicina.

El psiquiatra añade que si bien las adicciones tienen un componente muy importante de impulsividad, este no es el principal. Además hay que distinguir cuando esta es un síntoma de psicopatología o un rasgo de la personalidad.

 

PARA SABER:

Los médicos clasifican como Trastornos por Control de Impulsos (TCI) a actos repetitivos que no tienen una clara motivación racional. Algunos de ellos, como la cleptomanía, la piromanía y la tricotilomanía (arrancarse los cabellos) están bien descritos en la literatura médica. En otros la definición es polémica, como en el uso excesivo de la TV o internet.

FUENTE: Ciencia UNAM.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: