Tema de la semana | Provoca zozobra nacional el método prueba y error de AMLO

Tema de la semana | Provoca zozobra nacional el método prueba y error de AMLO

Compartir:

En la atípica oportunidad de ejercer el cargo de presidente de México aun antes de asumirlo constitucionalmente, Andrés Manuel López Obrador envía señales que alarman a sectores sociales y afectan la estabilidad en diferentes áreas del país.

La interrogante que cobra fuerza en México es si las decisiones inquietantes tomadas por Andrés Manuel López Obrador y Movimiento Regeneración Nacional, aplaudidas por la masa que aprueba sin reflexionar, serán la constante una vez que rinda protesta el primero de diciembre, o si solo despeja el camino hacia un sexenio donde la gobernabilidad esté por encima de las ocurrencias.

Primero fue la consulta que determinó parar la obra de la construcción en Texcoco del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y ahora la iniciativa que acota el cobro de comisiones en créditos que otorgan los bancos, asuntos todos que han ocasionado la sobrerreacción de la opinión pública y de los intereses afectados. En el segundo de los casos salió al quite en reacción apagafuegos para tranquilizar los mercados financieros.

Sin embargo, más allá de la suspensión del proyecto del NAIM que puso en riesgo una inversión ya aplicada de alrededor de 100 mil millones de pesos, o de que la iniciativa para regular cobros extraordinarios que aplican los bancos a los deudores haya causado un jueves 8 de noviembre catastrófico en la Bolsa Mexicana de Valores, lo que genera desconcierto es que se tomen decisiones sin medir antes las consecuencias que estas generarán.

México está nervioso y las capacidades de las instituciones para imponer la calma son cada vez menos, debido a que la transición de poderes implica dar un viraje hacia lo desconocido, cayendo en sobresaltos que perturban y dan la idea de que el equipo de trabajo de AMLO primero ordena acciones y cuando estás fracasan o amenazan el orden social procede a corregirlas.

Los mercados de valores que resistieron sin problemas la votación del primero de julio que le abrió paso a la alternancia, se cimbraron por la iniciativa de Morena para eliminar las comisiones que cobran los bancos, exactamente a 15 días de la consulta de dudosa legitimidad que determinó mover a Santa Lucía el NAIM con la desconfianza que generó en grupos inversores nacionales y extranjeros.

¿Estamos ante la falta de capacidades políticas para medir el riesgo país o se trata de actuaciones premeditadas que intentar mandar señales a la inversión privada, a costa de la incertidumbre que generan en efecto dominó sobre el resto de los sectores nacionales? El rechazo al NAIM de Texcoco quedó claro desde la campaña de López Obrador, pero falta saber qué hubo detrás de la desafortunada operación morenista que desquició las actividades bursátiles.

No está a discusión que la banca mexicana adopta tratos leoninos con sus usuarios que deben ser moderados mediante la intervención del Legislativo. Lo que inquieta es que las decisiones se tomen tan superficialmente, tan carentes de acuerdo social, que orillan a López Obrador a sus continuas operaciones poscrisis que lo desnudan en la debilidad de él y el equipo que lo acompañará en el gobierno.

Y más asusta que el gobierno paralelo que López Obrador instala cuando todavía no concluye el periodo constitucional en el cual le corresponde a Enrique Peña Nieto llevar los destinos de la nación, se adelante a los plazos formales con disposiciones como reducir las percepciones económicas a legisladores, servidores públicos y magistrados de la Suprema Corte, quitar prerrogativas que los políticos poseen después de dejar los cargos de elección popular o decidir sobre obra de infraestructura ya avanzadas.

Se trata de decisiones populistas en las cuales sí se demuestra destreza, pero al momento del control de daños llegan graves evidencias de improvisación que alertan no solo a los sectores que resultan afectados por tal ejercicio de prueba y error sino a toda la nación que le apostó la esperanza del cambio al movimiento de izquierda que remarcó en lo mal hecho en México y no ha mostrado los tamaños o empeños por rectificar.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: