Efecto ESPEJO | El avionetazo en Culiacán y la vulnerabilidad del espacio aéreo

Efecto ESPEJO | El avionetazo en Culiacán y la vulnerabilidad del espacio aéreo

Compartir:

Después del accidente ocurrido el lunes 3 de diciembre en el fraccionamiento Rincón Real, de Culiacán, estrellándose una avioneta contra una casa ocasionando la muerte de cuatro personas que viajaban en la aeronave, es importante plantear interrogantes que van más allá de ese hecho y tienen que ver con la vigilancia y prevención del espacio aéreo inferior en Sinaloa.

Se trata de un tema de seguridad nacional que adquiere mucha relevancia en países con protocolos avanzados de protección a la población y que cuentan con la tecnología para detectar la actividad de aviación sobre la atmósfera terrestre y verificar la legalidad y objetivo de sobrevuelos sobre las zonas densamente habitadas.

Aunque los primeros informes oficiales apuntan a un acto de irresponsabilidad que los tripulantes de la avioneta habían exhibido con anterioridad, la pregunta es por qué hasta que ocurren las tragedias las autoridades civiles y militares actúan y delatan la tolerancia a este tipo de ejercicios de acrobacia aérea cuya reincidencia fue expuesta a través de las redes sociales.

El número de víctimas pudo ser mayor por el riesgo que vivieron las familias que habitan el domicilio impactado y las viviendas cercanas, lo cual es obra de la casualidad y no de la aplicación de las reglas para el control del tránsito por encima de las ciudades, descuido que ocasionó que las instituciones policiacas y militares estuvieran tan desprevenidas como los culiacanenses del sector en que ocurrió el accidente.

Y por último la pregunta principal: ¿así de vulnerable está el espacio aéreo sinaloense?

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.



¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: