‘La honestidad y la fraternidad será la forma de gobierno’, anuncia AMLO al rendir protesta

‘La honestidad y la fraternidad será la forma de gobierno’, anuncia AMLO al rendir protesta

Compartir:

Al rendir protesta y vestir la banda presidencial luego de 12 años de lucha política, Andrés Manuel López Obrador pone en el centro de la agenda política y como mandato nacional para la cuarta transformación el instaurar a la honestidad y la fraternidad como forma de gobierno que logrará acabar con los que llama los grandes y graves problemas del país durante los últimos 30 años: la corrupción y la impunidad. 

En una ceremonia sin mayores sobresaltos y que dejó atrás gran parte de toda la parafernalia política de pasados gobernantes, Andrés Manuel López Obrador rindió hoy protesta como presidente constitucional de los Estados Unidos Méxicanos. Lo hizo reafirmando promesas y compromisos de campaña y dejando en claro que luego de 12 años de buscar el mayor cargo público del país, no tiene derecho a fallarle a más de 100 millones de mexicanos.

Además de las acciones de política pública que se emprenderán a partir de los próximos días, durante su discurso López Obrador también habló de las tres transformaciones que ha sufrido el país a lo largo de su historia, y de las distintas etapas políticas y económicas que a nivel federal han marcado el desarrollo económico e institucional mexicano durante el último siglo.

“Si definimos en pocas palabras las tres grandes transformaciones de nuestra historia podríamos resumir que en la Independencia se luchó por abolir la esclavitud y alcanzar la soberanía nacional, en la Reforma por el predominio del poder civil y la restauración de la República y en la Revolución nuestro pueblo y sus extraordinarios dirigentes lucharon por la justicia y la democracia”, dijo al inicio de su discurso.

“Ahora nosotros queremos convertir la honestidad y la fraternidad en forma de vida y de gobierno… no se trata de un asunto retórico o propagandístico”, añadió.

En cuanto a la estrategia de seguridad, López Obrador explicó al país que actualmente las policías municipales, estatales y federales no cuentan con la capacidad de asegurar la seguridad interna de la nación, justificando su propuesta de crear una guardia nacional; asimismo, reiteró que su estrategia de seguridad tiene que pasar por atender sus causas en la falta de oportunidades de educación y empleo que mantienen a gran parte de la población sumida en la pobreza.

  • En este punto, legisladores panistas, perredistas y morenistas, interrupieron un momento el discurso para contar desde el 1 hasta el 43, terminando con el grito de ¡justicia!

Se acabará con la vergonzosa tradición de los fraudes electorales, no aumentarán precios de los combustibles ni la inflación, tampoco vamos a endeudar al país, y se generarán condiciones para la inversión nacional y extranjeras con buenos rendimientos fueron otras de los mensajes reafirmados por el ahora presidente.

Reforzando su ideal de atender primero a los pobres y a los desposeídos, añadió que se hará a un lado a la hipocresía neoliberal y que no se seguirá desplazando a la justicia social de la agenda del gobierno.

“No se condenará a quienes nacen pobres a morir pobres; todos los seres humanos tienen derecho a vivir y ser felices. Es inhumano utilizar al gobierno para intereses particulares y desvanecerlo cuando se trata de atender en beneficio de las mayorías”, dijo.

“Es pertinente responder con toda claridad que vamos a gobernar para todos pero que le vamos a dar preferencia a los vulnerables y a los desposeídos… Van a bajar los sueldos de los de arriba porque van a aumentar los sueldos de los de abajo”, reafirmó.

Al entrar al tema de las relaciones internacionales, agradeció la presencia de mandatarios y representantes de países de diversas latitudes, destacando que buscará fortalecer las relaciones de cooperación con Estados Unidos y Canadá. Al momento de destacar la presencia del presidente venezolano, Nicolás Maduro, diversos legisladores, sobre todo panistas, gritaron: ¡dictador! ¡dictador! y colocaron una manta señalando que para ellos el venezolano no era bienvenido en el país.

“México no dejará de pensar en Simón Bolívar y en José Martí”, destacó.

Destacó que después de décadas de lucha política, llega al poder con el orgullo de no haber dejado la dignidad en el camino y manteniendo en alto sus ideales; con la convicción de que “el poder debe ejercerse con sabiduría y humildad” y de que este “solo adquiere sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás”.

Reconoció estar consciente de la gran expectativa que existe entre los mexicanos respecto a su mandato y dijo estar optimista de que la gran cultura y culturas mexicanas, aquellas que han forjado en los mexicanos un “pueblo tenaz y combativo, luchón emprendedor, honesto, con una excepcional idiosincrasia de fraternidad, de amor al prójimo, de verdadera solidaridad”, serán las mismas que salvarán al país de la situación en la que hoy se encuentra.

Por último, dejó en claro que no se reelegirá y que trabajará 16 horas diarias para que, en 6 años, dejar muy avanzado la obra de la cuarta transformación de la vida  pública de México.

Estoy preparado para no fallarle a mi pueblo. Acepto el reto y les invito a participar para celebrar juntas y juntos el esplendor y la grandeza futura de nuestro querido México.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: