Llevar servicios públicos a lugares lejanos tiene un costo altísimo: Implan

Llevar servicios públicos a lugares lejanos tiene un costo altísimo: Implan

Compartir:

“Brindar seguridad, pavimentos, drenajes, alumbrado público, recolección de basura y otros servicios municipales a puntos cada día más lejanos implica un altísimo costo para el Ayuntamiento y para la economía de miles de familias que viven en las periferias”.

Juan Carlos Rojo Carrascal, director de Implan Culiacán, señaló que continuar con un modelo de desarrollo urbano expandido puede conducir a cualquier administración municipal a la quiebra.

Durante una reunión con integrantes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Rojo Carrascal aseguró que la transformación que proponen los programas que el Implan ha planteado cuesta menos que lo que eroga la administración municipal en construir infraestructura y operar servicios públicos en lugares cada vez más lejanos.

 

El modelo de desarrollo actual no es sostenible

En el Programa de Desarrollo Urbano de Culiacán (Prodeu) el Implan incluye políticas y estrategias ordenadas por la Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano y de la legislación local sobre esta materia, que recomienda la compactación de las ciudades, frenar la expansión de la mancha urbana y redensificar las zonas centrales consolidadas, en donde ya existen servicios públicos completos.

El Prodeu propone liberar candados que actualmente inhiben la construcción de edificios de vivienda social, con alturas moderadas y una instrumentación completa que incluye calendarios de ejecución de los programas y prioridades.

Durante la reunión, Juan Carlos Rojo también admitió que el Plan de Movilidad  vigente, elaborado desde el 2008, no cumplió sus objetivos y metas. En lugar de lograr desestimular el crecimiento del parque vehicular y fomentar la creación de infraestructura adecuada para peatones y ciclistas, tenemos hoy en la ciudad alrededor de 500 mil vehículos automotores, alta siniestralidad que causa pérdidas humanas y materiales, además de condiciones de inseguridad para la gente que camina o se traslada en bicicletas, resumió.

“Hemos hecho una ciudad en la que los niños, los ancianos, los enfermos, los discapacitados y todos los peatones deben correr para cruzar las calles y salvarse de ser atropellados pues no hay cruceros ni pasos peatonales seguros y los automovilistas no respetamos las velocidades máximas”, expresó.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: