Tema de la semana | Presupuesto para Sinaloa en 2019: ajustar sin asfixiar

Tema de la semana | Presupuesto para Sinaloa en 2019: ajustar sin asfixiar

Compartir:

Una vez que el Congreso federal apruebe el presupuesto que tendrá Sinaloa en 2019, la 63 Legislatura local entrará a la revisión de la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado, al cual ha anticipado le hará recortes, ajustes, reasignaciones y jerarquizaciones según sean las prioridades que se detectan.

Con la aplanadora legislativa en el Congreso del Estado, el Movimiento Regeneración Nacional está en la disyuntiva del uso abusivo de la fuerza política que posee, o actuar con juicio sensato para aprobar los recursos públicos necesarios que permitan el avance de las instituciones, con transparencia y uso racional del gasto.

¿Cuál criterio utilizará el grupo parlamentario de Morena para revisar y aprobar el presupuesto que ejercerá el gobierno de Quirino Ordaz Coppel en 2019?  Solo tiene dos vías: usar el mayoriteo parlamentario para cobrar revanchas que se sustentan en la percepción, o bien, estudiar los requerimientos y atenderlos con el necesario conocimiento de la realidad.

No todo lo que se percibe o critica durante las campañas electorales está apegado a la autenticidad. Tampoco las redes sociales impregnadas por las venganzas políticas son la brújula más confiable a la hora de tomar las decisiones. Lo legítimo es aquello que resulta después de pasarlo por la criba de la comprobación y conciliarlo enseguida con la visión de la sociedad.

Bajo ese proceso decantador de espejismos, el Poder Legislativo estatal se probará en la actual configuración donde, es lo que tiene hoy, existe mucha improvisación y pocos actores realmente capaces para distinguir entre lo importante y lo accesorio. Cualquier diputado que quiera ver el orden real de las prioridades, las enumeraría de la siguiente manera:

  1. Seguridad pública. Está entre las preocupaciones primarias de los ciudadanos de Sinaloa, con el constante llamado a lograr paz y apego a la ley. El acertijo a resolver se llama impunidad y para abatirla se requiere que a la Fiscalía General del Estado se le dote del dinero necesario para que dé mejores resultados en la investigación de delitos y fortalezca la autonomía como condición indispensable para desligarse de los lastres que la pasman.
  2. Educación y cultura. Se trata de las dos únicas palancas que destrabarán el modelo arcaico de combatir la violencia solo con la acción represora. Urge trabajar e invertir más en darles las oportunidades a los niños y jóvenes para que instrumenten el conocimiento y las artes como experiencias que los hagan ciudadanos útiles y pacíficos.
  3. Combate a la pobreza. Abatirla en todas las formas que tiene: económica, alimentaria, educativa, intelectual, estructural, etcétera, requiere de un Legislativo cuya obligación reorientadora del gasto público parta de diagnósticos que focalicen con precisión los problemas y propongan soluciones pertinentes y equilibradas. Con el fracaso de los programas asistencialistas que ofrecen calmantes en vez de curar la enfermedad, se necesitan pasos en firme para que las oportunidades de bienestar lleguen al mayor número de sectores en situación de vulnerabilidad, al margen del clientelismo gubernamental y partidista.
  4. Salud. La actual administración pública estatal presenta un buen avance en la cobertura hospitalaria universal. La construcción de los hospitales generales de Culiacán y Mazatlán, así como el Pediátrico de Sinaloa, necesitan del impulso del Congreso no solo para que las obras se concluyan sino para que se hagan más, sean debidamente equipadas, cuenten con los medicamentos necesarios y accedan a la medicina de alto nivel.
  5. Desarrollo Económico y Empleo. En el presupuesto estatal de 2019 es posible considerar las acciones de fortalecimiento y crecimiento de la planta productiva, con las certidumbres y estímulos a esta para que generen empleos dignos, bien remunerados y con estabilidad laboral. Al Gobierno estatal le compete generar condiciones de piso firme para la detonación del desarrollo económico a mediano y largo plazo, resolviendo el tema de la desocupación que ejerce presión y deriva en repercusiones de diversos tipos.

Al llegarles la hora de legislar sobre el primer presupuesto estatal, los partidos con presencia en la Cámara local estarán bajo la observación ciudadana para determinar si se animan a dejar de lado sus diferencias doctrinarias y de estilos de gobernar. Lo fundamental es que por  encima de todo estén las oportunidades para que a Sinaloa le vaya mejor el año que se aproxima.

Claro que se requiere a legisladores participativos e igualmente propositivos que analicen, debatan y actúen en consecuencia, bajo la lógica de que no hay recursos públicos que alcancen para cubrir toda la expectativa social de necesidades a resolver, sin embargo, al priorizar lo impostergable podrán realizar ajustes de buena fe que no estrangulen la capacidad de maniobra del Gobierno y de los demás factores y actores del desarrollo.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: