Vecino del Rincón Real narra los primeros minutos luego del avionetazo en Culiacán

Vecino del Rincón Real narra los primeros minutos luego del avionetazo en Culiacán

Compartir:

‘Pensamos que había chocado un carro con un poste de luz porque se escuchó muy fuerte y muy cerca… hasta un perro salió chillando y se escuchó un quemón de llanta’, cuenta vecino de la zona. 

Eran alrededor de las cinco de una tarde del lunes, como cualquier otra. Mientras su esposa realizaba los quehaceres del hogar y Ramón trabajaba en su computadora, un ruido estruendoso y el corte simultáneo de la energía eléctrica les hizo pensar que un auto había chocado contra un poste de luz.

En ese momento Ramón salió de su hogar para auxiliar a la persona que creyó que había chocado y ver qué había pasado con la energía eléctrica.

Su primera sorpresa fue que, a pesar del fuerte estruendo, el accidente no había ocurrido en su cuadra. Rápidamente se acercó hacia la esquina en donde otros vecinos se encontraban ya observando.

“Al salir y no ver nada, corres hacia la esquina para ver el panorama más amplio y ves que está saliendo humo al horizonte, cerca de las casas. Había gente incluso llorando que, yo creo, entró en pánico por estar más cerca de la zona del impacto”, comentó.

Momentos antes de llegar a la esquina y ver la aeronave impactada sobre el techo de la casa, Ramón notó una especie de neblina que rodeaba el lugar con un fuerte olor a combustible.

“Entonces al llegar a la esquina te das cuenta que está el avión completamente empotrado en el techo de la casa”, añade.

No habían pasado ni cinco minutos cuando uno de los vecinos de la zona, que además es médico, se animó a entrar al hogar siniestrado y buscar sobrevivientes; sin embargo, añade, por lo fuerte del golpe se daba casi por hecho que los tripulantes de la aeronave no estaban vivos… Y así fue.

Al ser sacadas de la casa, Ramón pudo observar a una señora con un golpe en la cabeza y a un par de niñas pequeñas aparentemente sin heridas. “Según mi vecino médico, al parecer estaban fuera de peligro”, comentó.

“Él fue de los primeros en ver los restos de las personas que venían en la avioneta… su muerte fue inmediata porque pues, los cuerpos quedaron destrozados de manera horrible”, añadió.

Luego de ser rescatadas del interior de su hogar, la mujer y las niñas pequeñas fueron llevadas a casa de una vecina y quienes se encontraban en la zona se empezaron a alejar debido al riesgo de una explosión del que alertaba el fuerte olor a combustible. “Había mucho combustible derramado sobre la banqueta y te digo, había una neblina, un humo muy denso, era gas, vapor”, señaló Ramón.

Pero antes de alejarse, los mismos vecinos decidieron ir desalojando las casas más cercanas a las zona de impacto. Una a cada lado del hogar siniestrado y dos más por la cuadra de atrás.

No había aún llegado la policía ni otros cuerpos de seguridad cuando, mientras unos se alejaban por temor, una infinidad de autos empezaron a llegar. “Estoy seguro que era gente que ni siquiera vivía ahí”, señaló.

Alrededor de diez minutos luego del impacto, llegó la primera patrulla e inmediatamente acordonaron el área y cerraron los accesos a la zona. “Ya no había manera de acercarse”, añadió.

Sin embargo, la gente seguía llegando con el afán de ayudar, pues había señores que corrieron desde dos o tres cuadras con la idea de ayudar a cualquier persona que hubiera sido afectada por el impacto. “Había mucha disposición de la gente con tal de ayudar a los sobrevivientes”, contó Ramón.

15 minutos después del impacto empezaron a llegar más elementos de seguridad, bomberos, Protección Civil e incluso elementos del Ejército en vehículos pesados y fuertemente armados. Estos empezaron a desalojar los vehículos de toda la zona y se posicionaron en las esquinas de varias cuadras alrededor.

Ramón cuenta que luego del suceso empezó a ver videos y fotografías del accidente compartidas en las redes sociales, y añade que el lugar desde donde se grabó el video que muestra el momento en que la avioneta se impacta contra los cables de alta tensión es un salón de fiestas desde donde es común que se escuchen disparos.

Más tarde, Ramón salió a caminar con su mascota más tarde de lo normal. Eran alrededor de las nueve de la noche y señala que aún había gente trabajando. “Incluso alcancé a escuchar a unos bomberos que decían: “ya vámonos a la casa! Ya a la casa!”, puntualiza.

PARA SABER:

La avioneta accidentada era una Cessna con matrícula XB-NGU y sus cuatro tripulantes fallecieron. Ellos respondían en vida a los nombres de Everardo Ramos Arredondo, Uriel Catalino Quezada Angulo, Karín Faisán López y el piloto Domingo Israel Chávez Cepeda.

 

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: