El análisis de Ángel Leyva | Lo sustantivo del presupuesto estatal 2019

El análisis de Ángel Leyva | Lo sustantivo del presupuesto estatal 2019

Compartir:

 

“Cada peso debe estar destinado a promover el derecho a aprender de todas las niñas y niños, de otra manera, no solo les arrebatamos dinero, sino también, oportunidades”.

Hablar del presupuesto de egresos 2019 es, sin duda, un tema histórico para el estado de Sinaloa. Por un lado, el evidente contrapeso del Poder Legislativo derivado de las elecciones de 2018 y, por el otro, debido a que el titular del Ejecutivo decidió regresar por primera vez en la historia una contrapropuesta al Congreso.

En este contexto político de gran relevancia estatal es imprescindible que el gasto educativo sea un tema prioritario en la discusión debido a que es uno de los principales instrumentos de política pública y la principal inversión para lograr una sociedad equitativa, incluyente y con justicia social.

Aunque el presupuesto 2019 aún no se ha publicado, la iniciativa presentada por el gobernador nos permite visualizar puntos destacables, pero también algunas alarmas que deben considerarse con relación al compromiso que tiene el estado sobre el tema educativo.

Un aspecto relevante es el aumento de 184,772,248 pesos para la atención de educación inicial y preescolar, lo que representa 30% más que el año anterior. Este punto es trascendente ya que la atención de la primera infancia es exponencialmente formativa y sienta las bases para aprender a lo largo de la vida.

Ángel Leyva Murgía es encargado de la dirección general de Mexicanos Primero, capítulo Sinaloa.

Otro punto a considerar es el crecimiento sustancial del Programa de Desarrollo Profesional Docente de 9,235,259 pesos, lo que representa 56.3% más que en 2018 y cuyo propósito es fortalecer la formación tanto inicial como continua de los maestros y directivos en servicio. La propuesta también establece un aumento de 104% al Programa para la Inclusión y Equidad Educativa (PIEE), el cual permite reducir las brechas de desigualdad y brinda apoyos a instituciones de educación pública en contextos de vulnerabilidad.

Sin embargo, la iniciativa del Ejecutivo deja de lado temas sustantivos para el impulso del derecho a aprender, como el caso de la reducción del presupuesto a casi todas las escuelas formadoras de docentes (a excepción de la Escuela Normal de Sinaloa), las cuales se encargan de la preparación de los futuros maestros. Los recortes en este rubro representan un decremento de 3.3% más que en 2018.  En el caso de la Escuela Normal Experimental de El Fuerte la reducción fue de 2,371,380 pesos, es decir 51.8% menos que el año anterior.

En cuanto a los programas que impulsan la autonomía de gestión escolar, hay un aumento de 11% en el presupuesto del Programa de Escuelas de Tiempo Completo. Sin embargo, existe una reducción de 68.3% al Programa de la Reforma Educativa, el cual se encarga de atender las condiciones físicas y de gestión, principalmente en escuelas con alto grado de marginación.

Si bien algunos de los recortes en el estado tienen que ver con la reducción de los recursos federales, el estado tiene que hacer un esfuerzo por evitar que el presupuesto debilite la transformación educativa y limite el funcionamiento de las escuelas. Más que discursos, necesitamos hechos. Cada peso debe estar destinado a promover el derecho a aprender de todas las niñas y niños, de otra manera, no solo les arrebatamos dinero, sino también, oportunidades.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: