Sobre el Apocalipsis | El fin del mundo llegará en dos minutos. Esperamos lo disfrute

Sobre el Apocalipsis | El fin del mundo llegará en dos minutos. Esperamos lo disfrute

Compartir:

“Creo que la vida en la Tierra está ante un riesgo cada vez mayor de ser destruida por un desastre, como una guerra nuclear repentina, un virus creado genéticamente u otros peligros”.

— Stephen Hawking

El Boletín de Científicos Atómicos ha mantenido el Reloj del Apocalipsis a tan solo dos minutos de la medianoche y seguimos jugando a la ruleta rusa.

El Boletín fue fundado en 1945 por científicos de la Universidad de Chicago que habían ayudado a desarrollar las primeras armas atómicas en el Proyecto Manhattan. Crearon el Reloj del Día del Juicio Final para advertir de las amenazas que enfrenta la humanidad. La decisión de mover, o no, la manecilla de los minutos del reloj se hace todos los años en la Junta de Ciencia y Seguridad del Boletín, en consulta con su Junta de Patrocinadores, que incluye a quince premios Nobel.

De acuerdo con la información dada a conocer el pasado 24 de enero: “La humanidad enfrenta ahora dos amenazas existenciales simultáneas, cualquiera de ellas sería motivo de extrema preocupación y atención inmediata. Estas amenazas -las armas nucleares y el cambio climático- se vieron agravadas el año pasado por el uso creciente de la guerra de información para socavar la democracia en todo el mundo, ampliando el riesgo de estas y otras amenazas y poniendo el futuro de la civilización en un peligro extraordinario”.

Esta situación fue bautizada por los científicos del Boletín como la nueva anormalidad, que se extiende ya por dos años, mismo en los cuales el reloj se ha mantenido a dos minutos de la medianoche.

¿Qué caracteriza a la nueva anormalidad?

Primero una actitud peligrosa de los potencias hacia sus capacidades nucleares, que por un lado los lleva a modernizarlas y por otro erosionan los mecanismos internacionales de control, como la salida de EE.UU. del Acuerdo de Irán sobre fuerzas nucleares de rango intermedio.

Segundo, las emisiones de dióxido de carbono se elevaron y el Acuerdo de París en materia de cambio climático empieza a ser saboteado, en particular por el gobierno norteamericano que anunció su retiro de dicho pacto. Un tercer ingrediente es la manipulación de la realidad que han hecho muchos líderes nacionalistas, en particular a través de las redes sociales, al presentar mentiras como verdades y llamar a la verdad una fake news. Al final de cuentas, estas distorsiones atacan la racionalidad misma, incluida la Ciencia, que no es sino el conocimiento que nos va a llevar a solucionar los problemas que enfrenta la humanidad.

El papel de la manipulación informativa no puede soslayarse. La guerra por la desinformación, aunque no es nueva, jamás se había presentado en esta escala, debido sobre todo a los mecanismos tecnológicos, como internet, que la hacen posible a escala global. Al manipular las predisposiciones cognitivas naturales de los seres humanos, para exacerbar prejuicios, discriminación y diferencias ideológicas, se explotan las inseguridades y vulnerabilidades humanas.

La primera vez que el Reloj del Apocalipsis se fijó en dos minutos para la medianoche fue en 1953, cuando la entonces Unión Soviética hizo explotar un dispositivo termonuclear a menos de un año de la primera prueba de la bomba de hidrógeno en Norteamérica. A partir de ahí, ambos países se lanzaron a una carrera armamentista que, para la década de 1980, había producido más de 60 mil ojivas nucleares a nivel mundial.

Ese era el mundo en el cual se produjo uno de los cómics más influyentes de todos los tiempos, que incluso sigue siendo publicado en la actualidad: Watchmen, escrito por Alan Moore, dibujado por  Dave Gibbons y coloreada por John Higgins. Es considerado un hito por demostrar que se pueden hacer historias serias y complejas con los superhéroes. Curiosamente, la realidad en la cual se desarrolla la historia tiene a la Unión Soviética y los Estados Unidos, enfrentados en conflictos que los dirigen a la Tercera Guerra Mundial. Su Reloj del Juicio Final también se encuentra a minutos de la medianoche.

Siempre creí que el fin de la Guerra Fría significaba que el mundo de Watchmen jamás sería el nuestro. Estaba equivocado.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: