El análisis de Óscar Fidel González Mendívil | Elegir Magistrados es asunto público

El análisis de Óscar Fidel González Mendívil | Elegir Magistrados es asunto público

Compartir:

“El juicio estaba presidido por el juez Monkhouse… su aparente ligereza nace de una vivaz falta de paciencia con la solemnidad profesional, mientras que el juez serio está en realidad lleno de frivolidad porque está lleno de vanidad”.

GK Chesterton.

En la sesión ordinaria de la Diputación Permanente del Congreso de Sinaloa del martes 12 de febrero, se informó haber recibido un oficio del Consejo de la Judicatura que contiene las ternas propuestas para elegir a los magistrados propietarios VIII y IV del Supremo Tribunal de Justicia del estado.

Magistratura VIII

Fue declarada vacante tras el retiro forzoso del licenciado José Manuel Sánchez Osuna. La terna para sustituirlo está compuesta por:

  • Ángel Antonio Gutiérrez Villarreal: Carrera judicial de más de 29 años. Ha sido Secretario de la Tercera Sala Penal, Juez en Navolato y Culiacán, Magistrado de Circuito y Magistrado Suplente en la Magistratura VIII.
  • Omar Jesús Abitia Salazar: Carrera judicial de más de 17 años. Ha sido Juez de Ejecución de Penas, Juez Tercero Penal en Culiacán, Director del Instituto de Capacitación Judicial y Magistrado de Circuito.
  • Ricardo López Chávez: Carrera judicial de más de 19 años. Ha sido Secretario de la Tercera Sala Penal, Juez en El Fuerte y Culiacán, Magistrado de Circuito y Juez de Control y Enjuiciamiento Penal.

Magistratura IV

Fue declarada vacante tras el retiro forzoso del licenciado Roberto Gutiérrez. La terna para sustituirlo está compuesta por:

  • Érika Socorro Valdéz Quintero: Carrera judicial de más de 27 años. Ha sido Secretaria de la Magistratura VI, Jueza Civil en Culiacán y Magistrada de Circuito.
  • Gustavo Quintero Espinoza: Carrera judicial de más de 27 años. Ha sido Secretario de la Magistratura IV, Juez Civil en Ahome y Culiacán, así como Magistrado Suplente en la Magistratura IV.
  • Ricardo Castaños Hernández: Carrera judicial de más de 26 años. Ha sido Secretario de la Segunda Sala Civil, Juez Civil en Ahome y Magistrado de Circuito.

De acuerdo con la Constitución del estado, una vez presentadas las ternas, los Magistrados serán electos por el Congreso. Y de acuerdo con la Ley Orgánica de la asamblea legislativa, en sus recesos, la Diputación Permanente puede elegir a dichos Magistrados. Debemos recordar que estos son los integrantes del Supremo Tribunal de Justicia, órgano máximo a través del cual se ejerce el Poder Judicial en Sinaloa.

De ahí la importancia del proceso de elección que apenas inicia. Es un tema de fortalecer el principio división de poderes, pues los magistrados deben ejercer sus funciones de manera independiente, es decir, resolver las controversias legales que se les presentan, sin influencia ni ataduras. Y esta independencia se demuestra tanto al interior del Poder Judicial como frente al Legislativo y el Ejecutivo, este último, por cierto, que no tiene participación en la designación.

Las ternas fueron propuestas por el Consejo de la Judicatura, pero ¿quiénes integran esta instancia? Su presidente es el Magistrado Presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Enrique Inzunza Cázarez, el Secretario es el Juez Menor Marcos Jesús Ramírez Rodríguez y como consejeros, los magistrados Gloria María Zazueta Tirado y Juan Zambada Coronel, así como los jueces Ana Cecilia Tavizón Ruíz y Felipe Alberto Valle Nieblas.

Los candidatos propuestos por el Consejo de la Judicatura, sin duda, son personas con una antigüedad respetable dentro del Poder Judicial en Sinaloa. Desgraciadamente, el acta de la sesión del Consejo de la Judicatura donde se aprobaron las ternas, de fecha 1 de febrero de este año, solo hace énfasis en su experiencia profesional y docente. Nada dice de la manera en que se acreditó el cumplimiento de los cinco requisitos que prevé la Constitución del estado para ser electo magistrado y mucho menos existe referencia a un procedimiento de selección o de la publicidad de sus bases al interior de la judicatura, pero también hacia el foro de abogados.

En otras palabras, en la fase de integración de las ternas, el procedimiento careció de transparencia y publicidad, en los términos definidos por los Tribunales Federales: “Por ello, el principio de máxima publicidad incorporado en el texto constitucional, implica para cualquier autoridad, realizar un manejo de la información bajo la premisa inicial que toda ella es pública y sólo por excepción, en los casos expresamente previstos en la legislación secundaria y justificados bajo determinadas circunstancias, se podrá clasificar como confidencial o reservada”.

Ahora que las ternas llegaron a la Diputación Permanente, y a pesar de que legalmente tiene facultades de decisión, la primera tarea a resolver es fijar las bases, criterios y procedimientos de la elección de los magistrados. Ya hay antecedentes. Bajo un esquema que en mucho puede mejorar, la legislatura anterior llevó a cabo la designación del Magistrado Anticorrupción, previa comparecencia pública de los candidatos.

El tema no es exclusivo de jueces o diputados, concierne a toda la ciudadanía y hay que garantizar su publicidad y transparencia.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: