Millones vs lluvias | Sinaloa busca no volver a ahogarse

Millones vs lluvias | Sinaloa busca no volver a ahogarse

Compartir:

Después de un 2018 fatídico en el que las inundaciones provocadas por la depresión tropical 19E y el huracán Willa anegaron el estado en menos de un mes, Sinaloa busca no volver a ahogarse.

Enero y febrero han servido para el arranque de obras de infraestructura pluvial que las autoridades han definido como “trascendentales” para evitar inundaciones en zonas que han sido históricamente afectadas durante las temporadas de lluvias.

Son 260 millones de pesos los que hasta la fecha se han destinado para el inicio de los trabajos de estos proyectos.

Arroyo El Piojo

La primera de estas obras fue la del arroyo El Piojo, en Culiacán, zona donde el año pasado el desbordamiento de su cauce prácticamente succionó los cuerpos de tres mujeres; dos de ellas murieron y una no ha sido encontrada.

En el arroyo El Piojo se invierten 140 millones de pesos y la obra consiste en desviar por poco más de un kilómetro y medio el caudal.

“A mí me caló mucho lo que pasó en el arroyo El Piojo. Nos impactó a toda la ciudadanía y es algo que no debemos permitir”, señaló el gobernador Quirino Ordaz Coppel, recordando la tragedia de septiembre del año pasado, cuando las mujeres fueron arrastradas al salir de sus casas en la colonia 6 de Enero.

Cuatro colectores

Los otros proyectos se ubican en Los Mochis, Ahome. Ahí se busca solucionar el problema que representa el desalojo de aguas pluviales y drenaje sanitario.

Apenas el miércoles 26 de febrero, el gobernador anunció la rehabilitación de tres colectores más para esta ciudad: el Zacatecas, el Degollado y el Niños Héroes, los cuales junto con el que ya está en proceso en la colonia Las Mañanitas, representan una inversión en su conjunto de 120 millones de pesos, con recursos del Gobierno del Estado.

En su mensaje ante los medios de comunicación, el gobernador Quirino Ordaz Coppel reconoció que es una urgencia la rehabilitación profunda de la infraestructura hidráulica, específicamente el drenaje sanitario.

“Es lamentable lo que se está viviendo, el colapso que tienen los colectores de la ciudad, lo cual implica una inversión muy grande, que serán recursos estatales, para poder rehabilitar de manera inmediata estos tres colectores”, dijo.

El dren Bacurimí

Valle Alto, en Culiacán, es otra zona inundable. “El fraccionamiento está en un pozo”, dijo el alcalde Jesús Estrada Ferreiro en su última visita, el sábado 9 de febrero pasado.

La poca capacidad del dren Bacurimí, que pasa por un costado del conjunto habitacional ha provocado dos inundaciones en los últimos años: la primera en 2013 con el huracán “Manuel” y la última en septiembre de 2018 con la depresión tropical 19-E.

Durante esa visita del presidente municipal a Valle Alto, Jesús Estrada Ferreiro anunció que en un mes iniciarían los trabajos sobre el dren Bacurimí en busca de evitar nuevas inundaciones.

Tengan la seguridad de que antes de que lleguen las lluvias, en un mes más veremos el tema del dren Bacurimí. Lo que respecta a este dren y las inundaciones lo vamos a resolver”, les dijo a decenas de vecinos que acudieron a una sesión de Cabildo Abierto en el polideportivo de la zona.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: