Tema de la semana | Implan, ¿punta de lanza para la toma de control de organismos ciudadanos?

Tema de la semana | Implan, ¿punta de lanza para la toma de control de organismos ciudadanos?

Compartir:

Luego de la renuncia de Juan Carlos Rojo Carrascal a la dirección del Implan Culiacán queda la duda sobre si este organismo seguirá siendo un espacio abierto para la participación ciudadana.

La renuncia a la dirección del Instituto Municipal de Planeación de Culiacán (Implan) anunciada este martes por el arquitecto Juan Carlos Rojo Carrascal no fue un hecho fortuito ni una decisión tomada al vapor, sino la consecuencia de meses de indiferencia y desatención por parte de las autoridades municipales.

Si bien en un primer momento Rojo Carrascal argumentó razones ‘estrictamente personales’ para justificar su renuncia, un día después, durante rueda de prensa, este dio a conocer cómo desde la llegada de Jesús Estrada Ferreiro al Ayuntamiento de Culiacán se han detenido las sesiones ordinarias del Consejo Directivo del instituto.

Ni en noviembre, ni en diciembre y tan solo con una reunión, pero extraordinaria, durante el pasado 24 de enero.

Lo grave es que mientras dichas reuniones seguían detenidas también lo estaba el presupuesto operativo del instituto y, según palabras de Rojo Carrascal, las reuniones no se reanudarían hasta que el Ayuntamiento reestructurara la nueva Ley de Ordenamiento Territorial.

Ante la falta de comunicación interinstitucional, el ahora exdirector del instituto de planeación intentó optar por el diálogo al solicitar audiencia con el alcalde durante las últimas dos semanas sin que hubiera una respuesta.

“Eso me hace a mí también finalmente tomar una decisión de carácter personal, no puedo trabajar yo en esas condiciones, y prefiero hacerme a un lado y dejar paso por el bien del Implan”, explicó en su momento Rojo Carrascal.

Por otro lado, al ser cuestionado sobre el tema, el alcalde Jesús Estrada Ferreiro confirmó la falta de acercamiento e indiferencia para con el instituto al declarar que el Implan no estaba dando resultados y que Rojo Carrascal nunca se acercó con él para hablar sobre proyectos urbanos.

“Nunca se acercó conmigo a plantearme en forma seria algún proyecto… tampoco yo puedo permitir que funcione un organismo que estamos subsidiando y que no dé resultados. Yo quiero proyectos ejecutivos”, anotó el alcalde.

“Yo acudí al Implan a reuniones, pero él no se acercó nunca a mí. Entonces, si renunció por eso, es su problema, no mío”, puntualizó.

No tardaría mucho para que, al darse a conocer esta situación y las posturas del alcalde y del ahora exdirector del Implan al respecto, la sociedad civil organizada levantara la voz de alarma para, desde distintos frentes, mostrar su preocupación ante el riesgo de que el Implan deje de ser un organismo autónomo y abierto a la ciudadanía.

Lo hizo el Colegio de Arquitectos al señalar que esperan que quien asuma las riendas del instituto tenga un perfil idóneo y capacidad de interlocución con la sociedad civil organizada; lo hizo el colectivo Pro-Ciudad al pugnar por la necesidad de un Implan abierto a la participación ciudadana; y lo hizo también la Intercamaral, que en voz de la empresaria Edna Fong, resaltó la importancia de respetar el libre funcionamiento de los organismos autónomos, pues solo estos aseguran dar seguimiento a los proyectos generados evitando que se haga ‘borrón y cuenta nueva’ con la llegada de cada nueva administración.

La preocupación es justificada.

No es la primera ocasión en que el alcalde se confronta abiertamente con organismos representados por la sociedad civil organizada.

Ya durante el pasado mes de agosto, desde su posición como alcalde electo, Estrada Ferreiro calificó de ‘monigotes‘ y ‘paleros‘ a los integrantes del Consejo Estatal de Seguridad Pública en Sinaloa; añadiendo además que estos forman parte de la misma corrupción a la que critican.

Y, en una quizá profética declaración añadió que: “Son parte de lo mismo, no han entendido que es un equipo de corrupción todos juntos, así como el Implan hace planes y no los cumplen, el Consejo de Seguridad puede proponer cosas y no las cumplen”.

Por lo pronto, tanto cámaras empresariales, colegios de profesionistas y colectivos siguen con la duda de qué pasará con el Instituto Municipal de Planeación y ven con recelo el riesgo de que desde el Palacio Municipal se busque monopolizar la toma de desiciones respecto al destino del municipio justo cuando la tendencia es la búsqueda de una mayor participación ciudadana y diálogo con los distintos sectores organizados de la sociedad civil.

No es un asunto de tomar las riendas y elegir el camino de manera unilateral. La intención de buscar poner orden y transparentar la función pública es correcta, pero esto debe hacerse sin sesgos autoritarios y dejando siempre espacio para la participación de la sociedad.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: