Tema de la semana | Estrada Ferreiro contra todos

Tema de la semana | Estrada Ferreiro contra todos

Compartir:

A poco más de 100 días de la toma de posesión de Jesús Estrada Ferreiro, el ahora alcalde de Culiacán ha dejado un mal sabor de boca entre la ciudadanía y diversos sectores de la sociedad. Un día sí y el otro también, el edil morenista hace muestra de su particular estilo de gobernar a través de temerarias declaraciones que, lejos de unificar y sumar voluntades, lo confrontan y enemistan con aquellos actores sociales con los que debería colaborar en la búsqueda de un mejor Culiacán.

Jesús Estrada Ferreiro es el alcalde que confronta.

Basta esta frase para evaluar los primeros 100 días de su gobierno. Y es que luego de poco más de 3 meses de administración, este ha logrado generar una expectativa morbosa entre los culiacanenses que ven como todos los días, casi sin excepción, el primer alcalde morenista de Culiacán abre un nuevo frente de batalla contra algún otro sector de la sociedad.

Así, incluso desde antes de tomar posesión, Estrada Ferreiro ha ‘dado la nota’ con decisiones y declaraciones bochornosas como el calificar de ‘monigotes’ y ‘corruptos’ a los integrantes del CESP, la inclusión de numerosos perfiles emanados del PRI en su gabinete, el interponer un recurso de controversia en contra del Congreso del Estado por su negativa a incrementar el impuesto predial,  la confrontación pública con el líder de los trabajadores sindicalizados y la eliminación del Órgano Interno de Control de las paramunicipales, entre otras.

Tan solo durante los últimos días, nuevas declaraciones y acciones del alcalde han generado risas, enojo e indignación entre los culiacanenses, siendo los principales la decisión de dejar de apoyar al Jardín Botánico con el cobro del agua potable, la declaración en la que señaló que sacaría a los vendedores del Tianguis del Libro de la Plazuela Obregón para retractarse al día siguiente y la rabieta que protagonizó ante los insistentes cuestionamientos de un reportero sobre el porqué su camioneta no contaba con las placas delanteras.

Por otro lado, trabajadores del municipio han denunciado como a través de su jefe de comunicación, Vladimir Oviedo, el alcalde busca promover sus acciones políticas mediante las redes sociales de los diferentes institutos municipales e incluso desde los perfiles personales de sus empleados, situación que ha generado descontento entre los mismos.

Todos estos tristes capítulos pintan a Estrada Ferreiro como un gobernante autoritario y sin miedo a la confrontación o al costo político, seguro de que el bono de confianza que le dio el tsunami de López Obrador durante las pasadas elecciones le da la facultad para imponer sus razones sin mediar consulta alguna.

Ante estas circunstancias se pone en evidencia la urgente necesidad de que Estrada Ferreiro comience a comportarse como el alcalde de todos los culiacanenses, que tome decisiones pero ajustadas a la ley y que gobierne de cara y no de espalda a los ciudadanos y a los grupos y colectivos que buscan incidir de manera positiva en Culiacán.

De no hacerlo así parece que a los culiacanenses sólo nos quedará seguirnos preguntando: ¿Contra qué otro sector se enfrentará Estrada Ferreiro en sus próximas declaraciones? Y ¿Quién o qué será capaz de detener la maraña de conflictos generados desde el Palacio Municipal?


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: