Biblioteca Gilberto Owen | Un poema a la demora

Biblioteca Gilberto Owen | Un poema a la demora

Compartir:

La construcción de la Biblioteca estatal Gilberto Owen ha resultado un poema a la demora y la falsedad.

Su construcción inició el 20 de enero de 2015. Aún era gobernador Mario López Valdez y alcalde de Culiacán, Sergio Torres Félix. Su culminación se ha alargado por cuatro años y poco más de dos meses: mil 496 días.

La obra ahí está, parada, deteriorándose. En febrero de 2019 el proyecto aún sigue inconcluso. Las actuales autoridades del gobierno estatal aseguran que ahora sí, este año, la Biblioteca Gilberto Owen estará funcionando. Que no pasa de este año.

“Ahí está, es una biblioteca muy importante que no le falta la gran cantidad (para terminar su construcción). Ahorita ya estamos en la búsqueda de la suficiencia presupuestal para que ya quede finiquitada”, dijo Osbaldo López Angulo, secretario de Obras Públicas del Gobierno de Sinaloa.

Papik Ramírez, director del Instituto Sinaloense de Cultura (ISIC), señaló que tienen disponibles 21 millones de pesos para terminar el proyecto e inaugurar las instalaciones. Para noviembre o diciembre, calculó.

Eternamente pospuesta

Desde que inició la edificación de la biblioteca, funcionario tras funcionario, de la Secretaría de Obras Públicas, de la de Educación Pública y Cultura y del Instituto Sinaloense de Cultura, han declarado que ya está próxima la entrega del espacio.

Era 9 de junio de 2016 y Espejo publicó una frase de María Luisa Miranda Monrreal, entonces directora del ISIC: “El hecho de que la biblioteca pública estatal Gilberto Owen no esté funcionando constituye para el gobierno un agravio a la sociedad sinaloense”.

Y el agravio continúa.

Era 9 de septiembre de 2016 y Mario López Valdez aún era gobernador de Sinaloa. Después de un recorrido de inspección, dijo que los trabajos llevaban un avance del 65 por ciento. Y que la biblioteca Gilberto Owen quedaría concluida en un mes más: el 30 de octubre de ese mismo año.

Y pasaron dos octubres más.

Pero nada pasó en ese año, el 2016, sólo la conclusión de un gobierno que dejó sin terminar un proyecto que al inicio contempló como prioritario para el sector cultural del estado y del Plan Estatal de Desarrollo.

Y nada pasó tampoco en 2017, el primer año de gobierno de Quirino Ordaz Coppel.

Era 24 de marzo de ese año. Enrique Villa Rivera, aún secretario de Educación Pública y Cultura de la actual administración, dijo: “Ya nos queda muy poco en términos de recursos para concluirla; necesitamos de un recurso adicional para operar la planta alta de la biblioteca, y para que ya quede totalmente operable el inmueble, el cual será inaugurado por el gobernador Quirino Ordaz Coppel dentro de muy poco”.

Y la apertura no llegó.

En junio de 2018, a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAICE), el ISIC consiguió 5 millones 280 mil pesos. Y el Gobierno de Sinaloa aportaría 16 millones más para cerrar la obra.

Y esos son los 21 millones de pesos que ahora, en febrero de 2019, aún se proyectan aplicar.

Ahora sí

El secretario de Obras Públicas, Osbaldo López Angulo, reconoció que no se etiquetaron recursos en el presupuesto estatal de este año para la construcción de la biblioteca.

“El ISIC tiene un recurso federal; vamos a empalmarle un recurso estatal y ojalá que ya en los próximos días pudiéramos estar manejando el finiquito de la biblioteca. Es una obra de cuatro meses… Si las cosas se dan, si las condiciones nos ponen la suficiencia presupuestal, seguramente en seis meses, incluyendo el proceso de licitación, ya estaríamos listos…”, resaltó.

López Angulo indicó que solamente restan trabajos de instalación de elevador, obra exterior (carpeta asfáltica del estacionamiento), sistema eléctrico y barandales.

Recursos para proyectos inconclusos

“Es muy complicado conseguir recursos para terminar proyectos inconclusos porque los fondos para esas obras ya fueron utilizados… Es un proyecto al cual se le han invertido, según entiendo, 80 millones de pesos de un total de 101”, aseguró el titular del ISIC.

Papik Ramírez añadió que la secretaría de Obras Públicas ya tiene autorización para ejercer los 21 millones de pesos y que está en la elaboración de las bases para la licitación, por lo que calcula que para noviembre o diciembre concluya su construcción.

“Yo calcularía unos ocho meses…”

Dijo que la etapa final debió iniciar en octubre del año pasado y terminar en marzo de este año, pero la contingencia ambiental de la depresión tropical 19E y el huracán Willa lo evitó.

El piso mutilado

¿El proyecto original de la biblioteca fue modificado?

“Tengo entendido que sí. Yo retomo la obra ya con una nueva arquitectura. Incluía un piso adicional que además permitía el aprovechamiento de la azotea. Era un quinto nivel… Tengo entendido que el proyecto se mutiló fue porque hubiera alcanzado solamente para la obra física; hubiera quedado pendiente el equipamiento… si se hubiera construido con los cuatro pisos más el quinto nivel, que correspondía a la azotea, pero es una versión extraoficial porque la obra ya está hecha”.

Papik Ramírez señaló que la obra ha sufrido un mínimo deterioro, sin embargo, estiman que los 21 millones de pesos que se van a invertir son suficientes para dejarla funcional, con un acervo de alrededor de 50 mil libros.

Zona de elefantes blancos

La Owen se construye por el bulevar Rolando Arjona, cerca del Parque Temático, otro proyecto frustrado del gobierno de Mario López Valdez, el cual cerró sus puertas en marzo de 2017 por no ser autosuficiente. Hoy trabaja a medio gas.

¿La Owen será un elefante blanco?

“Será un elefante blanco en la medida que no la utilicemos… En la media que la gente se apropie de ella será un espacio más con el que cuente la ciudadanía”, dijo Papik Ramírez.

La biblioteca Owen tiene formatos diversos, no solamente es la consulta de libros. La propuesta es habilitar un centro de cómputo de grandes dimensiones, una sala para personas con debilidad visual y otra para personas con debilidad auditiva.

También tiene un área destinada para el desarrollo cultural infantil, una cafetería y un auditorio con capacidad para alrededor de 300 personas; estos últimos dos serían rentados para el mantenimiento de la misma.

“La intención es tener actividades artísticas permanentes para que la gente la visite y se convierta en un punto de reunión, un referente a nivel estatal”.

Verso final

Déjame así, de estatua de mí mismo… escribió el poeta sinaloense Gilberto Owen.

Y el verso casi reencarna en el edificio que pudo ser de cinco plantas, pero que quedó en cuatro, el mismo edificio que quizá alguna vez, tras cuatro años, por fin, lleve su nombre.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: