Hay un elefante viviendo en la sala | El análisis de Gaby Camarena

Hay un elefante viviendo en la sala | El análisis de Gaby Camarena

Compartir:

Llegó inesperadamente, sin cita ni previo aviso. Se instaló en la casa y tiene a toda la familia alterada, se llama cáncer de seno pero nadie le decimos por su nombre.

Aún no sabemos qué nos asusta más, si la posibilidad de vivir con el elefante, porque hay que bañarlo, cambiarlo, darle sus medicinas, sacarlo a pasear, cuidar que no nos aplaste, o si sería mejor dejar que se muera el elefante, pobrecito, que no sufra.

La enfermedad que nos toca vivir o nos toca acompañar viene cargada de grandes aprendizajes, eso si nos ponemos buzos; si no, será fuente inagotable de discusiones, desgaste, desorganización, de preguntarnos: ¿por qué a mí?

El elefante en la sala nos pone un “estate quieto”, afecta el ritmo pendejo que traíamos -sí, hemos descubierto que era un ritmo pendejo-, replantea prioridades, tiempos, espacios. Sale el dinero quien sabe de dónde para los tratamientos.

Nos podemos hacer más solidarios como familia, como pareja, o podemos simplemente salir corriendo ante la presión de un elefante encima de ti, un elefante que no pediste, que llegó para quedarse porque no aplican devoluciones.

Se ponen a prueba entre las parejas los juramentos de “en la salud, en la enfermedad, en lo próspero, en lo adverso”. Se pone a prueba con los hijos su capacidad de resiliencia, su crianza, su fragilidad, su fortaleza.

Tenemos una cultura de prevención muy pobre. Hacerse estudios clínicos y/o de imagen se sienten como un gasto innecesario, y existe gente que hasta coraje les da cuando sale todo bien -WTF!?-. ¿Será que nos gusta tener al elefante viviendo en la sala, lo esperamos y lo deseamos de alguna forma? Yo sé que no, pero la canción infantil dice: “un elefante se columpiaba sobre la tela de una araña, como veía que resistía, fue a llamar a otro elefante …”.

Deseo que solo viva un elefante en tu sala y que lo cuides, es buena bestia. No caben más.

Comentarios a:

gcamarena@revistaespejo.com


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: