¿Cómo funciona el Sistema Estatal Anticorrupción? | El análisis de Francisco Mojica López

¿Cómo funciona el Sistema Estatal Anticorrupción? | El análisis de Francisco Mojica López

Compartir:

Un sistema es un conjunto de elementos relacionados entre sí que interactúan de manera armónica y coordinada con un objetivo en común; cada elemento es independiente, tiene sus propias cualidades y actividades dentro del sistema, donde participando conjuntamente se busca la sinergia y el resultado habrá de ser mayor que la suma de las partes.

Para poder evaluar un sistema es necesario conocer los elementos que lo forman, las actividades que debe realizar cada uno de ellos y el objetivo que se pretende alcanzar derivado de su funcionamiento. Una característica fundamental y en la que se debe prestar atención es la relación entre los elementos que forman el sistema.

El nacimiento del Sistema Estatal Anticorrupción llega con algunas piezas prefabricadas como los son los miembros del Comité Coordinador: titular de la Auditoria Superior del Estado, titular de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, titular de la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas, representante del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, presidente de la Comisión Estatal para Acceso a la Información Pública y el presidente del Tribunal de Justicia Administrativa, quienes para participar adecuaron sus normas y se integraron a las reformas constitucionales en materia anticorrupción.

Por otra parte, y atendiendo al reclamo social, se incorpora un elemento más dentro del engrane del Comité Coordinador: un representante del Comité de Participación Ciudadana, el cual no forma parte de los organismos públicos y además será quien los presidirá. Esta pieza clave dentro del sistema no venía prefabricada, sino que pasó por un proceso de diseño y selección que soportará la independencia y permitirá una real participación ciudadana.

De acuerdo con la Ley Anticorrupción del Estado de Sinaloa,  el Comité Coordinador será responsable de establecer mecanismos de coordinación entre los integrantes del Sistema Estatal, y tendrá bajo su encargo el diseño, promoción y evaluación de políticas públicas de combate a la corrupción.

Otro elemento más dentro del sistema es el Comité de Participación Ciudadana, que tiene como objetivo coadyuvar al cumplimiento de los objetivos del Comité Coordinador, así como ser la instancia de vinculación con las organizaciones sociales, académicas y empresariales relacionadas con las materias del Sistema Estatal.

Por último, se encuentra la Secretaría Ejecutiva, que tiene por objeto fungir como órgano de apoyo técnico del Comité Coordinador.

Cada uno de los tres elementos mencionados con anterioridad se pueden definir como subsistemas, donde a nivel particular sus actores cuentan con facultades y atribuciones bien definidas, que habrán de respetar y sobre todo articularse entre ellos para establecer los mecanismos de coordinación, establecer bases para prevenir hechos de corrupción, emitir políticas públicas integrales en el combate a la corrupción, así como establecer las bases para crear e implementar sistemas electrónicos con el fin de proporcionar información.

Es importante mencionar que los elementos que inciden en el Sistema Estatal Anticorrupción, tambien pueden formar parte de otros sistemas, por lo que de manera independiente habrán de diseñar los mecanismos de interconexión.

Desde la perspectiva de dinámica de sistemas, no es posible que un elemento pretenda realizar actividades que no le corresponden, por lo que se debe cuidar el funcionamiento de cada pieza sin dejar de lado la opción de mejorar los procesos conforme se vaya teniendo más claridad sobre el objetivo.

En una primera instancia, habrá que armar el sistema de manera adecuada, generar los manuales para la correcta relación de los elementos y, una vez que entre en funcionamiento, será válida la evaluación para poder detectar las áreas de oportunidad en el proceso, sin dejar de lado la mejora continua y sobre todo no perder de vista al supervisor  “ la participación ciudadana ”.

Ante esta situación se torna fundamental el que los elementos del sistema conozcan y participen de manera proactiva en la búsqueda del objetivo. Una vez clara la idea, será necesario socializar las responsabilidades y competencias, no para señalarlo, sino para reparar el sistema. Y por qué no, si una pieza falla constantemente, pensar en sustituirla.

SOBRE EL AUTOR:

Francisco Manuel Mojica López es presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de Sinaloa.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: