¿Depresión sonriente? | La tristeza disfrazada de alegría

¿Depresión sonriente? | La tristeza disfrazada de alegría

Compartir:
Generalmente  la depresión se asocia con tristeza, ansiedad y desesperación. Sin embargo,  la “depresión sonriente” es un término para designar a una persona que vive con depresión en lo interno y se muestra perfectamente feliz o contenta hacia el exterior, convirtiendo su vida pública en un espejismo para sus sentimientos.

Actualmente la depresión sonriente no se reconoce como una condición en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5), pero es probable que por sus características específicas pronto se diagnosticará como un trastorno depresivo mayor con características atípicas.
Además de los síntomas clásicos de la depresión, que incluyen: cambios en el apetito, peso y sueño, fatiga, sentimientos de desesperanza, falta de autoestima y baja autoestima, pérdida de interés o placer en hacer cosas que antes sí aportaban felicidad, quien padece depresión sonriente sigue siendo un individuo activo, alguien que mantiene un trabajo estable, con una vida familiar y social saludable o una persona que parece ser alegre, optimista y generalmente feliz.

¿A quiénes afecta?

Este tipo de padecimiento suele ser recurrente en personas perfeccionistas o muy ocupadas, que piensan que la depresión podría alejarlos de sus ideales, profesionales, además una persona con depresión sonriente:

  • Siente que mostrar signos de depresión sería un signo de debilidad.
  • Siente que no tiene depresión en absoluto, porque está “bien”
  • Siente que es posible que otros estén peor, así que por qué quejarse.
  • Siente que el mundo estaría mejor sin él o ella.

Según un artículo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión sonriente presenta síntomas antitéticos (conflictivos) a los de la depresión clásica. Esto puede complicar el proceso de diagnóstico. Otras dificultades para diagnosticar la depresión sonriente es que muchas personas ni siquiera saben que están deprimidas y no buscan ayuda.

El tratamiento de este tipo de depresión es similar a otros tratamientos tradicionales para el trastorno depresivo mayor, que incluyen medicamentos, psicoterapia y cambios en el estilo de vida.

Ahora ya lo sabes, la depresión puede tomar muchas formas y la mejor alternativa es recurrir periódicamente con un psicólogo especialista que te oriente sobre tus sentimientos y la forma en la que los proyectas en tus diferentes entornos.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: