Puentes ‘antipeatonales’ | “Que desaparezcan; olvidemos que alguna vez existieron”, reclama Rojo Carrascal

Puentes ‘antipeatonales’ | “Que desaparezcan; olvidemos que alguna vez existieron”, reclama Rojo Carrascal

Compartir:

Tras la muerte de una estudiante de Arquitectura de la UAS al ser arrollada por un motociclista cuando intentaba cruzar el bulevar Las Américas, la exigencia de derrumbar los puentes peatonales y habilitar cruceros seguros a nivel de banqueta ha tomado auge entre colectivos y ciudadanos que defienden al peatón y analizan el tema de la movilidad.

El arquitecto Juan Carlos Rojo Carrascal, ex director general del Instituto Municipal de Planeación de Culiacán (Implan), aprovechó las redes sociales para ventilar su opinión al respecto.

“La verdad, la verdad, los llamados puentes peatonales son en realidad puentes antipeatonales. ¿Por qué? Porque están hechos para favorecer a los automóviles. Lo ideal es que desaparezcan de las ciudades y olvidemos que una vez existieron”.

Luego explicó que los puentes peatonales solamente han servido para poner publicidad y provocar que el automovilista desvíe la mirada de donde tiene que estar (y pueda provocar un “accidente”).

de donde tiene que estar (y pueda provocar un “accidente”).

Además, argumentó que denigran el valor del peatón exigiéndole a este el mayor esfuerzo de subir rampas o escaleras y haciendo un recorrido cinco veces más largo.

 exigiéndole a este el mayor esfuerzo de subir rampas o escaleras y haciendo un recorrido cinco veces más largo

Dijo que un peatón es una madre o un padre, un niño, personas que llevan carga, gente mayor, niñas solas o mujeres que pueden sufrir acoso, discapacitados, invidentes, mientras que el automovilista, que va cómodamente sentado, con aire acondicionado y música se sienta con todo el derecho de no frenar.

Rojo Carrascal señaló que los puentes peatonales han servido para darle argumentos a quien atropella a alguien reclamando que había un puente y no lo usó.

“También sirve para que algunos políticos lo presuman como más obra. Y gastar mucho más (aunque lo paguen los concesionarios de la publicidad) de lo que costaría un paso seguro e incluyente a nivel de banqueta”.

Por último remarcó que el puente peatonal da libertad para que el automovilista exceda la velocidad, para contaminar visualmente de estas aberraciones urbanas por décadas al “amarrar” concesiones por años con los que montan publicidad en ellos.

“Si usas automóvil tendrás todas las ventajas y si eres peatón carecerás de ellas. Sirven pues, para refrendar la injusticia social en la ciudad”.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: