Sepultan al PRI en Sinaloa Vizcarra y Gerardo Vargas | El análisis de Alejandro Luna

Sepultan al PRI en Sinaloa Vizcarra y Gerardo Vargas | El análisis de Alejandro Luna

Compartir:

Primero Jesús Vizcarra, uno de los hombres más importantes del PRI en Sinaloa, se fue a Morena. Apoyó a López Obrador en el 2018 y, hace unos días, al candidato morenista a gobernador de Baja California, y ahora, Gerardo Vargas Landeros –el operador del gobierno de Malova–, hizo trato con Elba Esther Gordillo y se fue, con toda su gente, al nuevo partido Redes Sociales Progresistas.

Jesús Vizcarra fue el candidato del PRI al gobierno de Sinaloa, mientras que Mario López Valdez, que no pudo obtener la candidatura del PRI, se llevó a todos sus seguidores priístas en una coalición con la oposición que lo hizo gobernador. Para nadie es un secreto que Malova gobernó con puros priístas, aunque les dio trabajo a algunos panistas y perredistas en su gobierno.

Sin embargo, ahora Vizcarra trabó relación directa con el presidente López Obrador y Malova-Gerardo Vargas abandonaron el barco de Quirino Ordaz Coppel y buscan llegar al presidente a través de su nueva madrina Elba Esther Gordillo, a quien le acarrearon 3 mil 790 personas en el evento de constitución del partido Redes Sociales Progresistas en Sinaloa.

Al margen de que se haya violado la ley electoral al acarrear gente –en presencia del representante del INE– y de que se les hayan pagado 500 pesos por cabeza a gran parte de los asistentes, práctica tradicional y común en los eventos priístas, lo cierto es que RSP ya se constituyó en Sinaloa, siendo la sexta asamblea estatal exitosa de ese proyecto rumbo a la constitución de un partido político nacional.

Para la constitución del partido nacional se requieren 20 asambleas estatales con un mínimo de 3 mil miembros registrados legalmente cada una, así que la maestra Elba Esther lleva ya seis puntos válidos en el arranque de su nueva lucha por insertarse, con un poder extraordinario, al lado –y si se descuida, encima— del quinto presidente de la república (Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y, si se le permite, AMLO) con el que le ha tocado lidiar.

Si ya Vizcarra le había asestado un duro golpe al PRI al emigrar a Morena, la formación de RSP, el sábado en el Salón Figlostase, constituyó prácticamente el sepelio del Partido Revolucionario Institucional. Vizcarra, además de su propio ejército de priístas, se llevó con él, a Morena, al ex gobernador Jesús Aguilar Padilla y a su equipo, entre los que destacan Cenovio Ruiz, Joel Hernández (Rubén Rocha ya se había adelantado) y estaría por verse a su ex secretario particular Sergio Jacobo Gutiérrez, actual líder de la fracción priísta en el Congreso del Estado, entre muchos otros.

Ahora, Gerardo Vargas le demostró a su madrina Elba Esther, dinero y capacidad de movilización política, lo que afirmó el compromiso de ambos, y con lo que prácticamente compró su candidatura de RSP al Gobierno del Estado de Sinaloa el 2021, pero al mismo tiempo acabó de sepultar al PRI dejando a Quirino sin posibilidad de proponer con éxito a su propio candidato.

Gerardo había estado buscando la dirigencia de Morena para detener los procesos penales en curso, enderezados por el gobierno estatal de Quirino contra los malovistas –el de Armando Villarreal es el más avanzado— pero en virtud de su descrédito personal y su complicidad en los excesos del gobierno de Malova, los grupos morenistas se le opusieron con mucha fuerza. Sin embargo, RSP es un partido pragmático donde cabe todo mundo –no cuentan mucho los historiales oscuros— y se privilegia la capacidad de operación política, por lo que Gerardo y los malovistas encontraron en Elba Esther buen cobijo y, de paso, la posibilidad de la gubernatura, nada despreciable para el fortalecimiento de la maestra.

Gordillo y Vargas, la alianza que intriga.

En el evento, además de las personas acarreadas y pagadas, asistieron algunos conocidos priístas y un buen número de maestros de las secciones 53 y 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), como el profesor José Ángel Beltrán, destacado dirigente del movimiento Somos Más que 53, la profesora Maira Hernández, reconocida como eficaz cuadro sindicalista de Daniel Amador, con quien habría roto su relación, y con un buen contingente, Claudio López Camacho, ex funcionario de la SEPYC en el gobierno de Malova y ex diputado priísta; el profesor Ángel Robles, ex presidente municipal de Badiraguato, por el PRI; Jesus Manuel Carrillo, ex presidente municipal de Cosalá, también por el PRI; así como el Francisco Miranda Rey, el “fifi”, ex director de Recursos Humanos de la SEPYC, miembro del grupo del ex líder de la sección 27 del SNTE, Bernardo Vega Carlos y Segismundo Mendívil, apadrinados por el profesor Ernesto Moreno Morales, brazo derecho de Joel Ayala Almeida, dirigente nacional de la FSTSE.

Asimismo, como invitados especiales, los Maestros por México, muy vinculados a Morena, encabezados por Jaime Quiñónez Muñoz, y entre los que destacaban, Sergio Campas y David Portillo; Fernando González Sanchez, yerno de la maestra Elba Esther Gordillo y ex candidato a senador por el PANAL; Juan Iván Peña Neder, coordinador nacional de RSP, ex asesor de la secretaría de gobernación en el gobierno de Felipe Calderón; René Fujiwara, nieto de la maestra Elba Esther, asi como la maestra San Juana Cerda Franco, Alberto Meneses y el profesor Moisés Jiménez Sánchez, alfiles de la maestra Elba Esther, quien no se presentó al salón Figlostase pero sí estaba en Culiacán y trascendió que, posterior al evento acudió, junto con su equipo cercano, a una comida con el gobernador Quirino Ordaz, promovida por Gerardo Vargas, para celebrar la constitución de nuevo partido, o el entierro del PRI, con quien la maestra tenia viejas cuentas que saldar, desde que  la corrieron Chuayfett y Madrazo y cuando, por cierto, Peña Neder era uno de sus principales operadores.

Gerardo se monta así en la ola de la 4T de la mano de Elba Esther y pacta la suspensión de los procesos penales emprendidos contra los malovistas por Quirino y elimina la posibilidad de que estos lo pudieran alcanzar, al fin que, sostiene, contra él no hay pruebas, ya que en la entrega de costales en la compra de votos y conciencias no se pedía firmas de recibido.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: