¿Y las escuelas multigrado? | El análisis de Sara Madrid

¿Y las escuelas multigrado? | El análisis de Sara Madrid

Compartir:

Partiendo de la relevancia que la nueva reforma educativa, aprobada el pasado 15 de mayo, le da a la inclusión introduciéndola como principio y criterio de la educación, me parece de suma importancia hablar de la modalidad multigrado, ya que su naturaleza misma es la inclusión de niñas, niños y jóvenes en condiciones de desigualdad. Además, poco se toma en cuenta del enorme porcentaje de escuelas que son multigrado, tanto a nivel nacional como en Sinaloa, donde 51.8% lo es de acuerdo con “La educación multigrado en México”.

De acuerdo con el INEE, una escuela multigrado en los niveles de educación básica es aquella en la que algún maestro atiende a más de un grado escolar, a diferencia de las escuelas regulares, donde se asigna un grado escolar en específico a cada docente. Estos planteles, surgen para atender la demanda educativa en comunidades rurales dispersas, así como campamentos de trabajadores migrantes.

A pesar de que hay evidencia de que la modalidad multigrado puede ser una ventaja para el aprendizaje de niñas, niños y jóvenes, esto no se ha visto reflejado en nuestro país. Un ejemplo de esto son los resultados de PLANEA 2015, en el que tanto los planteles generales como indígenas, las escuelas primaria multigrado obtuvieron resultados inferiores a las escuelas regulares en matemáticas.

Estos resultados se encuentran estrechamente relacionados con las condiciones en las que operan las escuelas multigrado mexicanas. En primera instancia, se enfrentan al contexto socioeconómico de las comunidades, ya que la mayoría se encuentra en zonas de alta o muy alta marginación, lo que implica que presentan carencias de infraestructura y materiales adecuados. Además de esto, la modalidad multigrado no es concebida como un servicio educativo diferente que requiere de un currículo y una organización escolar especializada, así como de personal docente que reciba una formación enfocada a la enseñanza en ese tipo de esquema.

En el caso particular de las escuelas multigrado indígenas, la mayoría de los docentes que imparten las clases no hablan la lengua indígena de sus alumnos, por lo que estos deben tomarlas en un idioma ajeno a su lengua materna, generando un sistema excluyente que exige que ellos se adapten cuando es este el que debería adaptarse a ellos.

Además, en las escuelas donde sólo hay un docente este también funge como director, por lo tanto debe ocuparse de funciones administrativas que obstaculizan sus labores de impartición de clases, llegando incluso a suspenderlas en ocasiones para encargarse de asuntos administrativos de la escuela, lo cual violenta el derecho a aprender de las niñas, niños y jóvenes.

En un esfuerzo por resolver algunas de estas problemáticas es que surge el Proyecto Nacional de Evaluación y Mejora Educativa de Escuelas Multigrado (PRONAEME), iniciativa concebida en el estado de Durango y a la cual se sumaron 27 entidades, entre ellas Sinaloa.

En dicho proyecto se propuso implementar programas de mejora a diversos aspectos de escuelas multigrado: supervisión y asesoría técnico pedagógica, gestión y organización escolar, currículo, materiales y prácticas educativas, formación inicial y continua de docentes e infraestructura y equipamiento escolar. No obstante, las entidades federativas participantes se dividieron por bloques, y cada uno de los bloques se enfocó solamente en una temática, desatendiendo parcial o completamente los otros aspectos. Además, los resultados de dichos programas se verán reflejados hasta 2020.

Los esfuerzos se quedan cortos considerando el gran porcentaje de escuelas que operan en modalidad multigrado no sólo en Sinaloa, sino a nivel nacional, además del hecho de que atienden a sectores de la población con altos índices de marginación. De atenderse las claras carencias y deficiencias del esquema multigrado, sería factible la posibilidad de reducir drásticamente las brechas de desigualdad y garantizar el derecho a aprender.

 

SOBRE EL AUTOR:

Sara Madrid es investigadora de Mexicanos Primero, capítulo Sinaloa.

 


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: