Letras sustentables | ¡Sinaloenses en peligro!

Letras sustentables | ¡Sinaloenses en peligro!

Compartir:

La violencia humana no solo se refleja en el lastre que como sociedad estamos viviendo en nuestro diario acontecer y que, desafortunadamente, es noticia de todos los días. Esta violencia humana también afecta a los diversos ecosistemas a nivel global y por ende la supervivencia de las especies.

Hablar de México en el contexto internacional, de su importancia en términos de diversidad biológica, es ubicarnos en una sitio de privilegio por ser considerado como uno de los países más “megadiversos” del planeta, a la par de países como Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Congo, Madagascar, China, India, Malasia, Indonesia y Australia, que en su totalidad concentran entre el 65 y el 70 por ciento de esta diversidad biológica.

La diversidad biológica mexicana se asocia a sus diferentes tipos de ecosistemas, y otros factores como lo son su topografía, relieve, ubicación privilegiada como sitio de transición de dos grandes provincias biogeográficas (Neártica y Neotropical), entre otros. Todo este bagaje se conjuga para ocupar los lugares preponderantes en materia de biodiversidad.

De acuerdo a la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) nuestro país ocupa el quinto lugar en plantas vasculares, con números que oscilan entre las 21,989 a 23,424 especies, 564 mamíferos para ocupar el tercer sitio, onceavo lugar en especies de aves, con un estimado de 1,123 a 1,150, los poco más de 860 reptiles en el territorio nacional nos posiciona en el segundo sitio y los 376 anfibios nos coloca en el quinto lugar. Este listado se incrementa significativamente si se incluyen, por ejemplo, los insectos y arácnidos.

México y otros países han adoptado diversos mecanismos de gestión para la conservación de estos recursos naturales, destacando las Áreas Naturales Protegidas, que son espacios o porciones del territorio, pueden ser terrestres o acuáticos, con el objetivo de conservar la diversidad biológica de un ecosistema en particular.

Otra gestión es el listado de las especies bajo diversos estatus de Protección, esta lista se encuentra en la Norma Oficial Mexicana (NOM) 059 SEMARNAT 2019). El no tan selecto listado lo conforman más de 2,600 especies. Esto es preocupante debido a que la extinción de alguna de estas especies representa una pérdida de material genético que podría ser la cura de diferentes enfermedades, entre otros.

Sinaloa, al igual que nuestro país, tiene diversas condicionantes que lo ubican como un estado megadiverso. En particular su ubicación geográfica, pues la zona de transición entre las provincias biogeográficas Neártica y Neotropical, tecnicamente ocurre a escasos kilómetros al norte de Mazatlán, justo en el trópico de Cáncer, sus once ríos que serpentean desde la Sierra Madre Occidental hasta el inmenso acuario del mundo: el Golfo de California.

En el estado deambulan, en sus diversos ecosistemas, diversas especies que se encuentran dentro de la NOM 059. Algunas de ellas pueden ser observadas con relativa facilidad; por ejemplo, en la costa, se encuentra la Gaviota Plomiza (Larus heermanni), en las riveras de los ríos puede ser la Iguana Verde (Iguana iguana), en zonas agrícolas, casí todos los gavilanes como el Gavilán de Cooper (Accipiter cooperi). Estas son algunas especies que, aún y cuando, se encuentran en este listado se han adaptado a los cambios, algunos drásticos, de los ecosistemas en que habitan.

Desafortunadamente otros no han tenido esta capacidad. Por ejemplo, observar a un jaguar (Phantera onca) en su estado natural es un privilegio que pocos han tenido, este felino ha sufrido los embates de ganaderos, talamontes, cazadores, que poco a poco han disminuido sus números significativamente. Esta especie aún se reproduce en Sinaloa.

Otra especie conspiscua es la Chara Pinta Sinaloense (Cyanocorax dickeyi), ave endémica que se puede encontrar en la zona de Pino-Encino de la sierra. La Chara Pinta presenta un rango de distribución muy reducido, que incluye rincones de las sierras de Durango, Nayarit y Sinaloa. Por su distribución tan restringida y su gran belleza esta especie es considerada como una de las más carismáticas de México.

La lista de estos sinaloenses en peligro es larga, los cambios en los diversos ecosistemas han repercutido significativamente en la biodiversidad de la entidad, por lo que se requiere incrementar el número de hectáreas bajo protección, preservar rincones que se mantienen intactos, sobre todo en la Sierra no solo ayudaría a todas estas especies amenazadas, sino que nos permitiría tener diversos servicios ambientales en los centros poblados de la entidad, que hoy también ponen en riesgo a otros sinaloenses: los poco más de 3 millones que habitamos en la entidad.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: