Se divide Morena: MxM contra CNTE | El análisis de Alejandro Luna

Se divide Morena: MxM contra CNTE | El análisis de Alejandro Luna

Compartir:

 

Con el destape del profesor Carlos Rea Camacho, este fin de semana arrancó la competencia por la dirigencia de la sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que, de acuerdo con los tiempos estatutarios,  renovaría su dirigencia seccional en el mes noviembre de 2019. Rea Camacho es un reconocido militante de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Sinaloa, que, aunque históricamente ha tenido pocos seguidores –el magisterio sinaloense no se ha significado por tener poses de radicalismo. Ha sido más bien institucional—, tiene a su favor la tendencia nacional de votación morenista  y el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del 2018.

La CNTE ha sido, además, uno de los principales aliados de López Obrador, desde sus primeros intentos de ser presidente de la república hace más de 18 años. Es el ala más radical del magisterio y aunque cuenta con cerca de cien mil maestros afiliados a nivel nacional –menos del 10% del total del magisterio– su activismo ha sido tan relevante en la toma de decisiones del gobierno federal  que ha logrado influir en cambios importantes como la reciente modificación de la reforma educativa 2019.

El anuncio hecho por el profesor Rea Camacho este fin de semana y divulgado en un vídeo a través de redes sociales deja claro que esta es la posibilidad más cercana de que un miembro de la CNTE pueda ser dirigente de la sección 27 del SNTE. Sin embargo, deja claro también que Morena, el principal bloque político en el que funda su posibilidad de triunfo, saldrá dividido en esta próxima elección, pues es también el respaldo de Maestros por México, uno de sus principales aliados en las elecciones del 2018.

Maestros por México,  grupo con el que Elba Esther Gordillo se insertó en la campaña presidencial del 2018 para apoyar a Andrés Manuel López Obrador, dirigido en Sinaloa por el ex dirigente de la sección 27, Jaime Quiñónez Muñoz –y en el que se mencionan como probables candidatos a la dirigencia seccional, al diputado federal Fernando García Hernández y al profesor Sergio Campa Soto—,  se había venido presentando en Sinaloa como el único adversario de las huestes de Alfonso Cepeda Salas, dirigente nacional del SNTE, encabezadas aquí por Edén Inzunza Bernal, actual secretario general de la sección 27.

En las entrevistas de apoyo a la candidatura de Carlos Rea Camacho aparece, entre otros, el diputado local Horacio Lora Oliva, quien es también militante de la CNTE –y quien debe su diputación precisamente a esa organización—, por lo que no sólo tiene un tribuna para denunciar irregularidades en el proceso electoral –en el caso de que sucedan—, sino que es también una posición de poder desde donde se asignaron recursos para el pago de los 25 días de aguinaldo a los maestras jubilados de la sección 27, en el presupuesto 2019.

Los jubilados son un bastión importante a conquistar en una elección de dirigencia seccional del SNTE, pues aunque ya no están en activo ni dependen de la nómina de la SEP –ya que el jubilarse pasan a la nómina del ISSSTE—, conservan sus derechos sindicales de tal forma que pueden votar y ser votados para dirigir el SNTE. Los jubilados tienen la ventaja de que ya no están al alcance de las frecuentes maniobras de las autoridades institucionales –sindicales y educativas—utilizadas con los activos para inducir el voto, como retrasar el reconocimiento de sus derechos laborales en espera de tiempos electorales para “venderles el favor” de entregarles sus nombramientos de base, pagarles sus promociones o darles un crédito de vivienda –establecidos en la ley— con la versión que fueron producto de arduos y altos oficios institucionales o de grandiosas conquistas sindicales.

El destape de la candidatura de Carlos Rea Camacho viene a romper el molde institucional, pues se presenta públicamente fuera de tiempo, es decir, antes de que se emita la convocatoria por el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE y aunque legalmente no está permitido, difícilmente alguien se atreverá a sancionarlo por hacer precampaña, pues ni siquiera se han definido las nuevas reglas para la elección de dirigentes por la vía del voto universal.

Y ponerse al tú por tú con la CNTE no es tarea que cualquiera se anime a tomar. Ni siquiera el presidente López Obrador, que terminó cediendo en el caso de las vías en Michoacán y aceptando modificaciones a su iniciativa de reforma educativa en San Lázaro. Pero tampoco Elba Esther Gordillo es una perita en dulce. Tampoco a ella la quiere de enemiga, ni el propio presidente, aunque no quede claro si le conviene más de amiga que de enemiga. En suma, nadie se animaría a detener una precampaña de la CNTE ni de MxM, que al final de cuentas es lo de menos. Lo importante será el resultado electoral de la sección 27, donde, ya se espera, sea por voto universal.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: