Letras sustentables | Las aves migratorias y su paso por los humedales sinaloenses

Letras sustentables | Las aves migratorias y su paso por los humedales sinaloenses

Compartir:

Mucha tinta se ha vertido recientemente en referencia a la importancia de Sinaloa para las diversas especies de patos que migran a las zonas costeras del Estado. Ciertamente sí existe una importante migración, pero no en la diversidad y abundancia que se indica.

Es importante ubicarnos en el contexto de que los más de 600 kilómetros de litoral costero sirven de hábitat para diversas especies de aves y que existen, entre estas especies, diversos tipos de migración; por ejemplo, las invernales utilizan estos ecosistemas costeros en sus periplos migratorios para huir de las inclemencias del tiempo en el norte del continente.

Otras más utilizan esas vastas regiones para su reproducción y vienen de diversos sitios, y por último tenemos a las que se consideran como las residentes, que tienen sus ciclos biológicos en estos lares.

A estos ecosistemas costeros se le suman otros factores como lo es la privilegiada ubicación geográfica en el Corredor Migratorio del Pacífico. Todo esto favorece, en algunos sitios más que otros, la presencia de estas aves y otros grupos.

Estas aves tienen una gran importancia económica en Estados Unidos y Canadá, e inclusive en México, para la cacería cinegética, fotografía, observación, entre otros, por lo que su aprovechamiento se da en base a los censos que se realizan anualmente en Norte América.

¿Cómo podemos saber la cantidad de patos que se encuentran en el Noroeste de México?

Por censos aéreos que se han realizado a las diversas poblaciones de patos, gansos y cisnes por más de 50 años por parte del Servicio de Caza y Pesca de los Estados Unidos (USF&WS con sus siglas en inglés) y diversos colaboradores en México y Canadá. Su objetivo central es el cuantificar cuál es su estatus poblacional y en base a ellos determinar la tasa de aprovechamiento cinegético para cada una de estas especies. Los censos incluyen las áreas reproductivas e invernales, en este último se incluye a México.

Datos del 2018 del USF&WS sobre la población reproductiva de este grupo de aves, que incluye aquellas especies de interés cinegético fueron los siguientes: el Pato de Collar (Anas platyrhyncos) fue de 9.3 millones, la población reproductora de la Cerceta Alas Azules (Spatula discors) se estimó en 6.4 millones de individuos. La población del Pato friso (Mareca strepera) fue de 2.9 millones. El Pato cucharón norteño (Spatula clypeata) tiene una población estimada de 2.6 millones, mientras que la Cerceta alas verdes (Anas crecca) el estimado es de 3 millones de individuos. El Aythia americana o Pato cabeza roja fue de un millón de individuos; por otro lado, el Pato golondrino (Anas acuta) se estimó una población de 2.4 millones de individuos; para el Pato chalcuán (Anas americana) fue de 2.8 millones su población en el 2018 y por último el Pato Coacoxtle (Aythya valisineria) su población se estimó en 0.7 millones.

En Sinaloa los ecosistemas costeros presentan características únicas para estas especies de patos migratorios; en donde destacan por su importancia las regiones intermareales y las zonas lodosas, en donde estas aves encuentran refugio, alimentos y buen clima. Sin embargo, no todos de los poco más de 600 kilómetros de litoral costero son aptos y por ende en ellos se nota su ausencia. De Sur a Norte destacan Marismas Nacionales, Huizache-Caimanero, Ceuta, Ensenada de Pabellones, Bahía de Santa María y Bahía de Topolobampo.

Son estos humedales los que albergan, en mayor o menor cuantía, un poco más del 20% de las poblaciones de patos que invernan en México, esto se establece en el Plan de Conservación de Aves del Sonoran Joint Venture en su Suplemento de Manejo de Anátidas (Beardmore, 2007), en donde coincidentemente cita como fuente a Ducks Unlimmited de México.

Cabe destacar que las especies de anátidos invernantes más importantes y abundantes en Sinaloa son la Cerceta Alas Verdes (Anas crecca); Pato Golondrino (A. acuta); Cerceta Alas Azules (Spatula discors), Pato Cucharón Norteño (S. clypeata), Pato Chalcuan (Mareca americana); Pato Friso (M. strepera); Pato Boludo Menor (Aythya affinis); Pato Cabeza Roja (A. americana); y Ganso de Collar (Branta bernicla).

Sinaloa es importante para estas aves y otras más, por lo que se le considera como un sitio crítico para la conservación. Sin embargo, primero debemos de cuantificar qué especies de aves tenemos y dónde las tenemos para de esta manera lograr una efectiva conservación de los recursos naturales.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: