Sinaloa a salvo: Protección Civil aprendió de los errores de 2018 | Tema de la semana

Sinaloa a salvo: Protección Civil aprendió de los errores de 2018 | Tema de la semana

Compartir:

A diferencia de los descuidos que se cometieron en septiembre de 2018, cuando las fuertes lluvias hallaron desprevenidas a las instituciones que actúan en tales casos, esta semana todos los engranajes del sistema estatal de protección civil operaron con eficiencia y el saldo sin pérdidas de vidas humanas y alerta temprana da cuenta del aprendizaje de los errores y de la capacidad de corrección.

A solicitud del gobernador Quirino Ordaz Coppel, la Coordinación Nacional de Protección Civil emitió el viernes la declaratoria de emergencia en los municipios Rosario, Mazatlán, Elota, Guasave y Mocorito debido a las afectaciones por las fuertes lluvias que se registraron del 21 al 23 de agosto y ocasionaron inundaciones severas, daños a la infraestructura de comunicación y el azolve en vías de desfogues del agua pluvial.

Esto después de que las autoridades locales hicieron un encomiable trabajo de prevención, reacción y rehabilitación que alertó de manera oportuna a la población, evitó poner en riesgo a los alumnos de todo el sistema educativo y, sobre todo, mantuvo a salvo a las personas al realizar las evacuaciones de familias en forma anticipada.

El Comité Operativo de Emergencias del Consejo Estatal de Protección Civil se articuló correctamente ante la amenaza que representó la tormenta tropical “Ivo” apegándose a los reportes del Servicio Meteorológico Nacional y la Comisión Nacional del Agua que se cumplieron en cuanto a lluvias de hasta 200 milímetros y los daños que tal precipitación pluvial implican.

En septiembre de 2018, solo como dato de referencia, el aparato estatal de atención a emergencias colapsó al desestimar el peligro que significaban para el norte y centro de Sinaloa las lluvias torrenciales que causaron graves estragos y la muerte de personas, como es el caso de tres mujeres arrastradas por la corriente del arroyo “El Piojo”, en Culiacán. La sociedad le reclamó al Gobierno del Estado la deficiente prevención y atención que se dio entonces.

A partir de ese descuido se planteó la reestructuración de las políticas públicas de apoyo a los sinaloenses en situaciones de emergencia, objetivo que al parecer se cumplió si el balance se realiza en relación a la reciente emergencia pronosticada y atendida a tiempo. Por fortuna, la integridad física de los habitantes de las zonas afectadas estuvo a salvo y las consecuencias materiales ya son reparadas.

BUEN TRABAJO

El reporte hasta el momento da elementos para resolver que Sinaloa está a salvo de esta embestida climatológica:

  1. La Secretaría de Educación Pública y Cultura coordinó la seguridad en las zonas escolares del estado, emitiendo el aviso de suspensión de clases antes de que los padres de familia llevaran a sus hijos a las aulas.
  2. El Instituto Estatal de Protección Civil movilizó con anticipación a las brigadas de auxilio y rescate, así como detectó y desalojo las partes inundables en las cuales las lluvias ponían en peligro la vida de la población.
  3. La Secretaría de Salud estableció horas después de las precipitaciones pluviales atípicas la correspondiente contingencia sanitaria con tal de adelantarse a enfermedades propiciadas por “Ivo”.
  4. Un día después de que afectó la tormenta tropical a Sinaloa el gobernador Quirino Ordaz Coppel solicitó al Gobierno Federal la declaratoria de emergencia en cinco municipios con el fin de reparar los daños y dar apoyos a los damnificados.
  5. Y, finalmente, al día siguiente de que el gobernador hizo llegar la solicitud, La Coordinación Nacional de Protección Civil emitió la declaratoria de emergencia que activa los fondos económicos de apoyo.

Así como en 2018 criticamos los errores y negligencias en los que incurrió el Instituto Estatal de Protección Civil, que es la dependencia estatal que coordina el operativo para actuar en casos de desastres, esta vez es de justicia reconocer que se actuó conforme a lo que establecen los protocolos y tal intervención oportuna puso a salvo a los habitantes de los cinco municipios más afectados, sin mayores consecuencias por lamentar.

Ahí está el reporte de las acciones implementadas, muy diferente al que se tuvo hace casi un año cuando a todo el sistema de prevención y auxilio lo encontró desarmado la depresión tropical 19-E. De hoy en adelante, con base al buen desempeño de esta semana, Sinaloa podrá crecer en lo concerniente a anticiparse en intervenir ante situaciones meteorológicas que cada vez desafían más la capacidad de los gobiernos para hacerle frente a los desastres.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: