¿Y la legislación de la Nueva Escuela Mexicana? | El análisis de Ángel Leyva Murguía

¿Y la legislación de la Nueva Escuela Mexicana? | El análisis de Ángel Leyva Murguía

Compartir:

Desde la semana pasada, y como se ha llevado a cabo desde hace varios años, los docentes y directivos se reúnen en fases de preparación intensiva para estar listos ante los retos del nuevo ciclo escolar. Este año, a la propuesta pedagógica y curricular del nuevo gobierno se le denomina “Nueva Escuela Mexicana”, en la cual se establecen las bases del modelo que regirá la educación del país.

Este modelo ha sido planteado en el discurso del secretario de educación pública como la base para una educación integral y para la vida, considerando el aprendizaje de una cultura de paz, activación física, deporte escolar, arte, música, así como civismo e inclusión. Asimismo, precisa que se dirige hacia un horizonte de valores con un enfoque de derechos humanos y equidad educativa.

Todos los cambios son una oportunidad para mejorar y encauzar adecuadamente los esfuerzos de todos los actores educativos y sociales con el propósito de lograr un sistema que garantice a cada niña, niño y joven su derecho a aprender.

Sin embargo, hay un tema en la guía de este modelo que es preciso cuestionar ¿acaso es prudente impartir talleres de formación docente sobre leyes inexistentes? Lo anterior no es un tema menor, ya que además de saltarse las facultades del poder legislativo, se está trabajando con una iniciativa de Ley General de Educación (LGE) que no ha sido dictaminada ni aprobada, así como con las desconocidas Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros (LGSCMM) y la Ley General del Sistema para la Mejora Continua de la Educación (LGSMCE).

Si bien estas leyes se presentan en la Nueva Escuela Mexicana como anteproyectos, esto puede generar confusión entre los docentes, ya que se les imparten talleres sobre documentos no oficiales, aunado a que se establecen propuestas contrarias a los preceptos del artículo tercero constitucional.

Por ejemplo, respecto a la LGSCMM se señala que el sindicato participará en los procesos de admisión, promoción y reconocimiento a la par de las autoridades locales y la SEP, asimismo, se prioriza a los normalistas y egresados de la Universidad Pedagógica Nacional sin que exista igualdad de condiciones.  Por otra parte, en la LGSMCE, se subordina a la SEP el Centro Nacional para la Mejora Continua de la Educación y se crea un comité que estará por encima de la junta directiva y designado directamente por la secretaría, violando los preceptos constitucionales.

Lograr el sistema educativo equitativo e incluyente al que aspiramos requiere que se escuchen todas las voces, y para eso se necesitan los insumos para nutrir el debate público y así tener elementos para propuestas y mejoras, sin especulaciones. Por tal motivo, hacemos el llamado a presentar iniciativas completas sobre la legislación secundaria y apegarse a lo establecido en la constitución, de otro modo, seguiremos en la incertidumbre y se alimentará nuevamente el fantasma de la simulación.

SOBRE EL AUTOR

Ángel Leyva Murguía es director general en Mexicanos Primero, capítulo Sinaloa


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: