¿Burocracia neoliberal camuflada o verdadera democracia en la 4T? | El análisis de Alejandro Luna

¿Burocracia neoliberal camuflada o verdadera democracia en la 4T? | El análisis de Alejandro Luna

Compartir:

 

Mario Alfonso Chávez Campos es un hombre genial. médico cirujano partero, especialista en ultrasonografía, novelista, cuentista y con maestría en competencias, no conoce los límites. Ha transitado con soltura del quirófano y las letras, en su natal Michoacán, al control de la formación de profesores normalistas de todo el país, en un crecimiento inusitado que no distingue fronteras entre el pragmatismo deshumanizante de Peña Nieto y el humanismo izquierdista de López Obrador. Lo mismo tirano burócrata que líder carismático y seductor, según el deseo del patrón que lo contrate, fluye como el agua entre la frustración y los sueños del magisterio normalista.

De eficiente operador de la imposición del nuevo plan de normales 2018; promotor del reglamento de ingreso y promoción del personal de escuelas normales – que eliminó la antigüedad como criterio de promoción y que buscaba aplicar la Ley del Servicio Profesional Docente (exclusiva para educación básica) a las normales—, y de la contratación de maestros de inglés para todas las normales sin tomar en cuenta sus necesidades reales, que impulsó Aurelio Nuño, pasó a encabezar el primer proceso realmente democrático de la 4T.

Chávez se sabe ufano de salir ileso en el salto del neoliberalismo al humanismo como el poema de Díaz Mirón A Gloria, que reza “hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan… mi plumaje es de esos”. Ex secretario particular del gobernador Lázaro Cárdenas Batel, Mario Chávez entiende muy bien de política, de operación y de estrategia. Dueño de un agudo olfato político, liderazgo y de un seductor discurso –hablado y escrito—, que le ha valido multiplicar sus relaciones políticas y de poder, supo anticiparse al cambio inminente de partido gobernante y colocarse en la avanzada de la cuarta transformación con una propuesta democrática que le valió no sólo permanecer en el poder, sino convertirse en una promesa de liderazgo político en el cambio que viene.

Dueño de una escucha privilegiada –y estratégica—, el director de la DGESPE sabe captar los anhelos y los sueños de las personas y decir lo que la gente quiere oír. Sabe tocar sus fibras más sensibles hasta llevar a la audiencia al borde del llanto y la euforia, o estimular el compromiso de un ejército por cumplir una misión. Que bien podría ser el ejército de Mario Chávez y sus generales.

Ante la caída inminente del sistema priísta, Chávez, como autoridad, se adelantó y construyó un Mecanismo de Coordinación Nacional de Autoridades Educativas con representantes de todas las entidades federativas y siete coordinaciones regionales por zonas del país y, con el inicio del nuevo gobierno, convocó a los maestros de todas las 251 escuelas normales del país al Congreso Nacional para el Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales Públicas, que se declaró permanente en su primera reunión en Metepec, Estado de México, el 16 y 17 de mayo del 2019.

Era la primera vez que se permitía hablar libremente a los maestros en 36 años. Ángel Díaz Barriga, reconocido investigador y referente moral entre normalistas, igualmente excluido por los gobiernos neoliberales por su actitud crítica, abrió el congreso con una conferencia. Era un encuentro de excluidos por el neoliberalismo y el evento transcurrió entre la desconfianza y la catarsis de los maestros. Al final, los acuerdos paradigmáticos. El congreso se declaraba permanente y todos los acuerdos, firmados por todos los delegados, serían los insumos para la estrategia nacional de fortalecimiento y transformación de las normales públicas y la fundamentación de las leyes secundarias. Mario Chávez, al lado de Díaz Barriga, empoderaba al magisterio de las escuelas normales. Era el primer experimento democrático de la 4T.

Las orientaciones del décimo transitorio de la nueva reforma educativa tenían ya un ejército para hacerse realidad. Los delegados, electos democráticamente, de todas las escuelas normales del país. No sólo para definir bases de la legislación secundaria, sino para respaldarla políticamente y hasta para vigilar y asegurar el cumplimiento de los objetivos del fortalecimiento y transformación normalista, de tal suerte que la tercera reunión del congreso, realizada en Los Cabos, Baja California Sur, estableció que “con el propósito de garantizar transparencia y democracia en los procesos…” los delegados consideran necesario continuar participando en todas las etapas sucesivas para fortalecer el diseño, aplicación y evaluación de la estrategia.

Además, se acordó asistir a la Cámara de Diputados a respaldar la presentación de la estrategia que presentaría la SEP- DGESPE ante la comisión de presupuesto, y llamar a conferencia de prensa para hacer público el respaldo.

El proceso inicial ha sido ejemplar. La desconfianza contra la burocracia neoliberal empoderada y camuflada en el gobierno de la 4T ha cedido ante la apertura democrática y el liderazgo de Mario Chávez, sin embargo, el proceso de transformación de las normales y del país, apenas comienza.

¿Son tan eficaces los operadores del neoliberalismo que pueden igualmente servir con eficiencia en un gobierno democrático con tal de permanecer en el poder en espera del fracaso de la democracia? ¿Por qué la burla entonces de Julio Leyva ante los discursos críticos de los maestros normalistas en el acto inaugural del congreso de Metepec? ¿No era el mismo Julio Leyva que se encargó de hacer tragar a los maestros, como píldora amarga, el nuevo plan de normales 2018 una semana antes del inicio del ciclo escolar?

O en contraparte ¿eran en verdad, Mario Chávez y su equipo, infiltrados en el gobierno de Aurelio Nuño y  Enrique Peña Nieto como avanzada democrática, con cara de tiranos burócratas insensibles y prepotentes, en espera del fin del neoliberalismo? Los presuntos antiguos vínculos de Chávez con la CNTE permiten especular que su entrada al sistema podría haber estado vinculada subrepticiamente a la negociación de la reforma educativa, sin embargo, en una perspectiva política vivencial ya no importaría tanto el pasado, sino el aquí y ahora.

¿Hasta dónde llega el compromiso de Chávez con los maestros y con la democracia? Hoy parece tener un voto de confianza de los maestros normalistas para que lidere su proyecto de transformación. Sin embargo, todo indica que la suerte de la 4T estará íntimamente ligada a la suerte de la estrategia de fortalecimiento y transformación de las escuelas normales, pero ese no sería motivo de mayor preocupación para el médico, cuentista, recibidor de vida y elocuente orador, porque aún en medio del vendaval “El ave canta aunque la rama cruja: como que sabe lo que son sus alas”.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: