Diabetes Canina | Una realidad que padecen 1 de cada 500 perros en el mundo

Diabetes Canina | Una realidad que padecen 1 de cada 500 perros en el mundo

Compartir:

Muchas personas desconocen de la existencia de esta enfermedad en sus mascotas y pasan la mayor parte de su vida sin tratarla; sin embargo, se trata de un problema frecuente que, se estima, padece 1 de cada 500 perros en el mundo.

Los perros más afectados son los de edad mediana o avanzada y dentro de estos sobresalen las hembras no esterilizadas. Hay también un gran número de razas predispuestas a ser afectadas por la diabetes canina, entre ellas se encuentran los Caniches, Pinschers, Schnauzer, West Highland White Terrier, Beagle, entre otros.

La diabetes es una enfermedad causada por la incapacidad del cuerpo de producir o usar la insulina, hecho que hace que el perro tenga niveles de azúcar en sangre demasiado altos.

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y permite a las células coger azúcar (glucosa) de la sangre y usarla para funcionar.

La diabetes mellitus aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando las células no pueden usar la insulina para obtener azúcar. Hay dos tipos de diabetes. La diabetes tipo 1 ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina. La diabetes tipo 2 en cambio sucede cuando hay suficiente insulina pero el cuerpo no la puede usar, o cuándo el páncreas produce insulina pero no toda la que el cuerpo necesita.

La gran mayoría de los perros diabéticos tienen del tipo 1 y por tanto la administración de insulina de por vida se hace necesaria. La diabetes tipo 2 es más frecuente en gatos y personas.

Síntomas:

Detectar esta enfermedad en animales no es nada sencillo y puede llevarnos un buen tiempo antes de que notemos que algo no va bien. Los signos clínicos pueden variar dependiendo de la fase de la enfermedad, pero en general son los siguientes:

  • Poliuria – orina demasiado
  • Polidipsia – bebe demasiada agua
  • Polifagia – mayor apetito a pesar de la pérdida de peso
  • Letargia- animal poco activo

En caso de que alguna de nuestras mascotas padezca de esta enfermedad notaremos que orina y bebe demasiado. También tiene un apetito aumentado pero pierde peso, porqué a pesar de comer más de lo normal se pierde glucosa, que es una importante fuente de energía. También se notará una baja razonable en la actividad del animal.

Estos síntomas pueden aparecer en otras enfermedades, por ello, cuando se acude a un especialista deben llevarse a cabo algunas pruebas necesarias que confirmarán o descartarán el diagnóstico.

Tratamiento:

Un perro diabético deberá estar en tratamiento con insulina de por vida ya que el páncreas no podrá volver a sintetizarla.

Con ello, la esperanza de vida de un perro estabilizado con insulina es similar a la de las mascotas sanas de la misma raza. Una buena comunicación entre propietario y veterinario, además del cumplimiento del régimen de tratamientos es fundamental. Con ejercicio, una dieta correcta y la insulinoterapia se puede controlar con éxito la salud de su animal.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: