Efecto ESPEJO | Ciencia contra morbo: No humanos los huesos hallados en Culiacán

Efecto ESPEJO | Ciencia contra morbo: No humanos los huesos hallados en Culiacán

Compartir:

Después de que le dio la vuelta al mundo la noticia del hallazgo de la fosa con miles de huesos supuestamente humanos, que se ubicó en un sector de Culiacán identificado como La Cohetera, finalmente la Fiscalía General del Estado determinó que se trata de restos de animales y solo una estructura ósea corresponde a la de una persona.

El 24 de agosto la Fiscalía abrió la correspondiente carpeta de investigación sobre la localización de una osamenta humana y 3 mil 056 fragmentos óseos y ello dio pie a la conjetura de víctimas de decenas de homicidios dolosos que el sensacionalismo mediático presentó como producto de una tierra salvaje y sin ley.

Por fortuna, los diferentes procedimientos científicos dan el resultado aclaratorio e independientemente de que sí se confirma la lamentable pérdida de una vida humana el peritaje ayuda a atemperar el amarillismo y la alarma que la hipótesis de la masacre, que incluso involucraba a niños entre las víctimas, había derramado a nivel estatal, nacional e internacional.

Lo más importante es que el hecho trae consigo la enseñanza de verificar los datos que se distribuyen a las audiencias antes de darlos por verídicos y que en la desesperada búsqueda de personas desaparecidas que realizan los familiares de los afectados, se le debe dar la oportunidad a los servicios periciales de la Fiscalía a que determinen mediante la antropología forense qué es lo que se halla en las fosas clandestinas.

La fama negra de narcoviolencia que persigue a Sinaloa vuelve fácil suponer escenarios de barbarie que retan a la imaginación y más cuando el morbo en las redes sociales exige la mesada de asombro que mantenga con vida un esquema de comunicación masiva cada vez menos confiable.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: