Lecciones de la tragedia: 5 medidas para empezar a sanar a Culiacán | Tema de la semana

Lecciones de la tragedia: 5 medidas para empezar a sanar a Culiacán | Tema de la semana

Compartir:

Este año fue Alejandra, pero el año pasado fueron Rosa, Carmen y Andrea y, anteriormente, han sido numerosos los casos de personas arrastradas por la fuerza de los canales durante las lluvias en Culiacán.

La muerte de la joven Alejandra al ser arrastrada por una ‘bocatormenta’ del drenaje pluvial durante el pasado fin de semana en Culiacán nos vino a recordar a los culichis las muchas tareas que tenemos pendientes en la búsqueda de una ciudad segura y preparada en materia de prevención de desastres.

Si bien, el alcalde ha señalado que el Ayuntamiento de Culiacán asumirá la responsabilidad jurídica que le corresponde a la comuna y el fiscal, Juan José Ríos Estavillo, ha dado a conocer que la Fiscalía ha abierto una carpeta de investigación sobre el caso por el delito de homicidio culposo, el tema no debe quedar solo en la búsqueda y castigo a los culpables.

De hacerlo así y quedar pronto olvidado el tema, la justicia será incompleta.

En este sentido, en una carta dirigida al alcalde, Jesús Estrada Ferreiro, por parte del Responsable relación con Instituciones de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Sinaloa, Óscar Loza Ochoa, este hace 5 recomendaciones de medidas cautelares necesarias “antes de que las precipitaciones extraordinarias nos vuelven a cobrar otra dolorosa factura por nuestros descuidos”:

  1. Que se realicen las obras necesarias sobre la alcantarilla ubicada en Boulevard Emiliano Zapata y avenida Guadalupe Victoria, garantizando que la calidad de dicha obra soporte la fuerza de las avenidas pluviales que generan precipitaciones como las que recibimos el día jueves 22 de agosto y la del jueves 6 de septiembre del presente año. (Situación ya atendida al día de hoy).
  2. Que el Ayuntamiento realice la investigación sobre quienes recibieron la queja de denuncia sobre el mal estado que guardaban la alcantarilla, que implica también al jefe de la oficina que debe estar al pendiente de las quejas que se presenten en esta materia para determinar si le dieron el debido seguimiento en su caso en manos de que funcionario quedo detenida dicha que, sin ejecutarse su solución, pues por su imperdonable negligencia ahora lamentamos los hechos del día jueves 5 de septiembre. La sanción debe alcanzar al jefe de la dependencia donde quedo detenido el trámite, por la omisión gravísima de sus funciones.
  3. Que el Ayuntamiento realice un estudio sobre la situación que guarda el pequeño barrio que se ubica al fondo del arroyo que forma con las aguas que desbordan la alcantarillado que se ubica en Boulevard Emiliano Zapata y avenida Guadalupe Victoria y cuyos habitantes están en riesgo permanente de que esas aguas derriben sus casas y sufran algún daño en su integridad física.
  4. Que se cree una Comisión Especial, donde participe la Unidad Municipal de Protección Civil y la Secretaria de Obras y Servicios Públicos, para dar forma y cuerpo definitivo al Atlas de Riesgos de Culiacán, el cual no se ha actualizado desde el año 2015.
  5. Realizar un nuevo diagnóstico sobre el estado de la infraestructura pluvial de la ciudad y buscar los recursos para realizar esa operación mayor.

Desde el azote del huracán Manuel y las inundaciones en el sector de Valle Alto del año 2013, los culichis hemos estado más sensibles a este tema; sin embargo, esa mayor sensibilidad no se ha logrado aterrizar en mejores acciones y políticas públicas en materia de prevención.

Una nueva tragedia nos hace olvidar la pasada y, una ciudad acostumbrada a convivir con diversos tipos de violencia, hace que los esfuerzos políticos y ciudadanos terminen por dispersarse o decantarse por la nueva causa que convoca la atención de las masas.

Así, tal parece que la ciudad de Culiacán está condenada  a una maldición que seguirá repitiéndose mientras no entendamos que una ciudad más segura requiere del esfuerzo y la participación de todos: por un lado el compromiso y la presión de la exigencia ciudadana para que, por el otro, las autoridades se vean orilladas a responder a las necesidades más apremiantes de sus gobernados, con una visión de largo plazo y que abarque más allá de sus proyectos o la búsqueda de la rentabilidad política.

Si no lo hicieron así los anteriores alcaldes y gobiernos, esperemos que la exigencia y el ojo vigilante de la sociedad hagan que quienes ahora detentan el poder sí actúen en este sentido.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: