Pasarela de la sospecha | Obras infladas, carnets para el beis, contratos irregulares…

Pasarela de la sospecha | Obras infladas, carnets para el beis, contratos irregulares…

Compartir:

Dentro del posible daño al erario público por 498.5 mdp detectados por la Auditoría Superior del Estado (ASE) en las cuentas públicas de Sinaloa del 2017 se encuentran una serie de irregularidades que van desde desvíos de recursos y obras infladas hasta el pago de carnets de beisbol. A esta pasarela se suman tanto ayuntamientos y secretarías como diversos entes públicos.

Hablar de pesos es un ejercicio abstracto. El dinero es así, su valor es volátil y al hablar de grandes sumas no muchos ciudadanos alcanzamos a dimensionar lo que implica el desvío, digamos, de casi 500 millones de pesos.

Pero si además de hablar de montos señalamos también del destino de estas cantidades, poco a poco podemos entender lo que para las finanzas estatales implica el posible daño al erario detectado por la Auditoria Superior del Estado (ASE) en las cuentas públicas de Sinaloa del 2017.

No mucho se puede abundar entre las principales observaciones detectadas por la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado, las cuales, además de este posible daño al erario por 498.5 mdp, también señala pasivos sin fuente de pago por 4 mil 667 mdp, irregularidades por errores administrativos por 3 mil mdp y un gasto por parte del Gobierno de Sinaloa de 5 mil mdp por encima de lo autorizado.

Pero si además de estos señalamientos, revisamos los informes individuales de los poderes del estado, entes públicos y municipios, podremos ver desfilar una caravana de irregularidades que ponen de manifiesto los vicios, argucias y ¿por qué no? embrollos y descuidos cometidos en la aplicación de los recursos por parte de la burocracia estatal.

En este sentido, durante las últimas semanas ESPEJO realizó un trabajo de revisión de los diversos informes individuales de las secretarías y entes públicos del Gobierno de Sinaloa con el fin de descubrir, documento por documento, algunas de las irregularidades que podrían derivar en denuncias penales y sanciones administrativas en los próximos meses.

A continuación te resumimos esta pasarela de irregularidades:

Obras públicas: Esta Secretaría reportó que la construcción de la primera etapa del sistema integral de alcantarillado sanitario que abarca cinco comunidades del municipio de Sinaloa tendría un costo de 139.9 millones de pesos, pero el proyecto fue contratado en 12.8 millones.

Con estas cifras se marca un aumento en el costo de 127 millones 43 mil 530 de pesos. Luego de dar a conocer estos datos, la ASE informó que la Secretaría de Obras Públicas se equivocó en el llenado de formatos. En vez de 127 mdp más, el costo aumentó 1.4 millones.

ISIC: Según el informe técnico presentado por la Auditoría Superior del Estado (ASE) tras una revisión a las finanzas del Instituto Sinaloense de Cultura durante el 2017, las irregularidades abarcan alrededor de 20 millones de pesos.

A este respecto, Papik Ramírez Bernal, director del ISIC justificó diciendo que dichas las observaciones son solamente cuestiones administrativas ya solventadas.

Ayuntamiento de Culiacán: El Congreso del Estado detectó 63 millones de pesos en pliegos de observaciones y 2.6 millones de pesos pagados en obras que no se construyeron, así como 523 millones de pesos por concepto de pasivos sin fuente de pago durante la gestión de Jesús Valdés como alcalde de Culiacán.

Asimismo, en el informe individual de la ASE, se detectó el desvío de 12.7 millones de pesos del Impuesto Predial Rústico a obras o programas de otra índole y no se vieron reflejados en beneficio de los habitantes del medio rural, tal y como lo estipula la Ley de Hacienda Municipal.

Sectur: El 10 de enero de 2017 se publicó el decreto de austeridad del gobernador Quirino Ordaz Coppel, pero en la Secretaría de Turismo el documento fue ignorado en al menos dos ocasiones con contratos irregulares por los que se pagaron 1.1 millones de pesos.

A este respecto, el secretario de Turismo ha mencionado que si existe alguna irregularidad en el manejo de los recursos en 2017 le corresponde al anterior secretario aclararlo y que las observaciones de la ASE por 799 mil pesos solamente eran “detallitos” administrativos.

SSPE: Durante el 2017 la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Gobierno de Sinaloa gastó 6 millones 774 mil 438 pesos por concepto de viáticos para operativos especiales que “por su confidencialidad no serán comprobables”. La Auditoría Superior del Estado (ASE) estima que estos recursos podrían recuperarse o justificarse.

Asimismo, se detectó el pago de carnets para butacas deportivas por un monto de 60 mil 833 pesos de recursos públicos.

SAF: La Secretaría de Administración y Finanzas, con Carlos Ortega Carricarte al frente, cubrió 1 millón 47 mil pesos al proveedor Soluciones Rocket S.A. de C.V., el cual entregó facturas que posteriormente fueron canceladas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Otra de las irregularidades en la Secretaría de Administración y Finanzas es el de la ex subsecretaria de Administración, Leticia Gaxiola Paredes, quien siendo funcionaria estatal también cobró su pensión, situación que violentó lo establecido en la Ley de Pensiones.

La ASE presume un daño al erario por 465 mil pesos “por haber realizado pagos por concepto de pensión por vejez a la Lic. Leticia Gaxiola Paredes”.

En el expediente GES-IN- 31/2017 en el que se trata la adquisición placas y engomados para vehículos por 7.1 millones de pesos, la ASE señala que debió realizarse una licitación pública y no por invitación a cuando menos tres personas porque la justificación presentada fue improcedente por parte de la Dirección de Vialidad y Transportes.

La ASE detectó la compra, el 29 de mayo de 2017, de tres vehículos de lujo en la Secretaría de Transparencia y Rendición de Cuentas. Son tres unidades Pathfinder por las que el Gobierno entregó tres unidades Frontier 2016 y pagó una diferencia de 339 mil pesos, violentando el Decreto de Austeridad.

“No son considerados vehículos austeros, sino de lujo, lo anterior derivado de una inadecuada planeación de adquisición de vehículos”.

Siendo en teoría un organismo constitucional autónomo, la Fiscalía General del Estado recibe un favor por parte del Gobierno de Sinaloa: le paga 1.2 millones de pesos por la renta de 12 inmuebles que albergan diferentes oficinas.

“Observando que dicha dependencia es un organismo autónomo del Estado, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios por lo que los pagos deben ser realizados directamente por dicha fiscalía”.

Noventa mil pesos fueron pagados como pólizas de seguro de vehículos, los cuales no forman parte  del padrón del Gobierno; otra anomalía es haber realizado pagos por concepto de reposición de gastos, en los cuales se “anexan facturas por la compra de diversos consumos de bebidas alcohólicas (vinos) con motivo de las fiestas patrias” por 221 mil pesos, lo que va en contra del Decreto de Austeridad del Estado.

En general la ASE estima recuperaciones probables por 71 millones de pesos en la Secretaría de Administración y Finanzas.

ISIFE: Datos del informe técnico de la revisión al manejo de los recursos del Instituto de Infraestructura Física Educativa (ISIFE) correspondiente al año fiscal 2017 señalan que la dependencia pagó por cinco obras que no fueron ejecutadas. El monto desembolsado en estos “proyectos fantasma” fue de 1.8 millones de pesos.

Al respecto, su director, Álvaro Ruelas Echave, señaló que no hay pagos ilegales y que todo proyecto autorizado se construyó. Se refiere cuestiones técnicas que tienen que ver con el uso de materiales de construcción, justificó.

ISDE: En el Instituto Sinaloense del Deporte y la Cultura Física (ISDE), la ASE detectó gasto sin justificar por 3.4 millones de pesos. Dentro de este monto destacan pagos en exceso por 324 mil pesos para 21 mandos medios y superiores, 7.4 millones de pesos a 84 trabajadores de honorarios sin evidencia documental, la contratación de un servicio de alimentos por 1.3 millones de pesos, la entrega de un bono por 281 mil pesos en el marco de una olimpiada estatal y la entrega de 210 mil pesos del Programa de Entrenamiento sin firma de los entrenadores beneficiados.

La Peni de Aguaruto: De acuerdo al informe presentado por la Auditoría Superior del Estado (ASE) se detectó la existencia de un negocio al interior que violenta la normatividad a la que debe ajustarse. Por venta de diferentes productos de abarrotes, agua potable y por cobro de cuotas e ingresos a los distintos talleres de la prisión, se generan ganancias por 17.7 millones de pesos anuales.

Además se detectó un pago por 413 mil pesos por concepto de medicinas y reactivos a la empresa P&P Soluciones para Oficina S.A. de C.V., el cual fue soportado con documentación apócrifa y los auditores señalaron que no se localizó el domicilio fiscal.

Otra irregularidad fue el pago de casi un millón de pesos al personal pero dicho movimiento financiero fue justificado con hojas blancas sin membrete.

Innovación gubernamental: El Secretario de Innovación del Gobierno de Sinaloa, José de Jesús Gálvez Cázares, cobró cerca de un millón de pesos por prestar un servicio de “hosting” a la administración de Quirino Ordaz Coppel, cuando ya formaba parte del gabinete estatal.

En respuesta la oficina de Transparencia del Gobierno del Estado dijo que Galvez Cázares procedió a pagar con su tarjeta bancaria personal un equipo de soporte tecnológico, debido a que de acudir al trámite normal se ponían en riesgo los servicios digitales que se prestan en Sinaloa, lo cual se reconoce como irregularidad derivada de un asunto de fuerza mayor. El Gobierno del Estado procedió a reembolsarle el gasto efectuado y la documentación relacionada se envió a la ASE para solventar la observación.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: