Habrá piso parejo en Morena: no logra Rocha mayoría | El análisis de Alejandro Luna

Habrá piso parejo en Morena: no logra Rocha mayoría | El análisis de Alejandro Luna

Compartir:

 

Con la elección de 60 consejeros estatales, correspondientes a seis de los siete distritos electorales (10 por cada distrito), la semana pasada se eligió a quienes habrán de conformar la estructura organizativa del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Sinaloa y que habrá de ser la base para definir la elección de candidatos de Morena en el 2021.

De acuerdo con un análisis preliminar de las simpatías previas mostradas por los consejeros electos, se pueden identificar al menos ocho grupos o expresiones políticas en lo que será el consejo estatal de Morena. Entre estos, aparece la expresión del senador Rubén Rocha Moya, con 7 de los 60 consejeros. El Químico Luis Guillermo Benítez, con 8 propios más 6 de los diputados federales que forman parte de su expresión, Merary Villegas y Casimiro Zamora, sumaría 14. El diputado local Horacio Lora habría colocado 5 consejeros; Gildardo Leyva Ortega, 4; Olegaria Carrasco, 6; la diputada federal Yadira Marcos, 6; el alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, 3 y el ex dirigente perredista Ramón Lucas Lizárraga 15.

Aunque pudiera haber algunas ligeras variaciones en valoración de la ubicación de los consejeros, en términos generales, no sería tan significativa. Lo que sí podría ser significativo para los procesos importantes por venir sería la configuración de bloques –muy probable para la formación de la estructura—. En tal caso y siguiendo los signos de afinidad entre líderes de expresiones, se advierte la posibilidad de alianza entre el senador Rocha, el diputado Lora y el alcalde de Culiacán Jesús Estrada Ferreiro para hacer un bloque de 15 consejeros. El químico mantendría sus 14 consejeros pero hay afinidad entre Olegaria Carrasco y Ramón Lucas que podrían alcanzar hasta 21 consejeros, mientras que Gildardo Leyva y Yadira Marcos se mantendrían como independientes.

No obstante, lo más importante de la elección de consejeros es que, contra lo que podría pensarse desde fuera de Morena, nadie tiene la mayoría absoluta y que deberá buscarse un acuerdo entre los grupos para asegurar la gobernabilidad en Morena. Estos datos permiten suponer que habría garantía de piso parejo en los procesos venideros importantes como la elección de candidatos, de tal suerte que nadie tiene una candidatura asegurada para el 2021.

Y suponiendo que el senador Rocha (7) con Lora (5) y Estrada (3) lograra 15 consejeros, y buscara asegurar la mayoría negociando con Yadira Marcos (6) y Gildardo Leyva (4) –lo cual le saldría bastante caro— para alcanzar la corriente mayoritaria con 25 consejeros, lo más seguro es que se topara con una alianza entre las corrientes del químico Benítez (14) y Ramón Lucas (21) formando un bloque de 35 consejeros, de tal suerte que en vez de buscar el control del consejo con miras a la definición de candidaturas en el 21 –y particularmente la definición de la candidatura a gobernador— lo más saludable políticamente sería asegurar la gobernabilidad en Morena, donde todas las expresiones estén representadas y eviten la confrontación interna.

La elección de consejeros estatales de la semana pasada y la definición de la estructura de Morena en Sinaloa en los próximos días, podrían sentar las bases para un nuevo acuerdo entre los morenistas que ponga fin a las largas y agrias disputas internas por el control de la organización, el presupuesto y las candidaturas, y que posibilite un proceso de elección de dirigente estatal en un clima de mayor armonía, independientemente del método por el que se elija.

ROMERO DESCHAMPS, EL MENSAJE

La renuncia del líder del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps –el mismo que estaba comiendo con Juan Collado, el abogado de Peña Nieto, cuando detuvo la Fiscalía General de la República— tras 26 años de dirigir el sindicato de PEMEX, desató una ola de comentarios y especulaciones en torno a la salida de otros líderes sindicales.

Ni tardo ni perezoso, el senador priísta Joel Ayala Almedia, quien tiene 21 años como dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, presentó su renuncia al PRI, partido en el que militó por 40 años. Su renuncia sucedió en el marco de su reelección como dirigente nacional de sindicatos de burócratas por lo que resulta evidente que busca que su salida del PRI le ayude a permanecer más tiempo al frente de la federación de sindicatos de burócratas. También se mencionó con insistencia la probable salida de Alfonso Cepeda Salas, dirigente nacional del SNTE.

Sin embargo, tanto Ayala como Cepeda tienen escenarios un tanto particulares. Joel Ayala es líder de la federación de sindicatos. Es decir, primero se deben elegir democráticamente los líderes de los sindicatos de burócratas y después, éstos deberán elegir al líder de la federación de sindicatos, por lo que probablemente su cambio lleve más tiempo, ya que se acaba de reelegir para un nuevo periodo.

En el caso de Cepeda, tal parece que ya hay acuerdo con el gobierno para que sea él quien opere los cambios de dirigentes seccionales del SNTE en los estados a partir de enero del 2020, bajo las nuevas reglas de voto personal, directo, libre y secreto (“voto universal”) y después se opere su cambio y aunque sostiene que, con base en la legalidad, él debería permanecer en el cargo seis años –hasta 2024—, no se descarta que se disponga la renovación de la dirigencia nacional tan pronto como se renueven los comités seccionales, que podría ser hasta el 2021. Por lo pronto, el dirigente magisterial sigue ganando tiempo y más allá de las declaraciones de sus adversarios, no se advierte, en los maestros, una fuerza con el poder suficiente como para hacerlo salir, a menos que hubiera una señal desde el palacio nacional.


¿Tienes una denuncia? | Hazla en ESPEJO:

Si cuentas con fotografías o videos de interés público, compártelos con nuestros lectores. Envíalos al correo electrónico: [email protected]

Compartir: